Los resultados de un estudio revelan que el consumo de drogas durante el embarazo ocasiona al bebé talla y peso al nacer significativamente más bajos conjuntamente con una relación cerebro-cuerpo mayor en los recién nacidos expuestos solo a cocaína o a más de una droga simultáneamente.

El número de abortos previos es mayor en las madres consumidoras.

Se observó además una gran relación entre el consumo de tabaco y el consumo de cocaína o de varias drogas.

Del análisis sociodemográfico realizado se desprende que el abuso de drogas durante el embarazo no se asocia a una determinada etnia ni clase laboral en la población estudiada.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar