Por Laura Garrido (embrióloga).
Actualizado el 18/11/2013

Las embarazadas que realizan actividad física durante la gestación, favorecen el desarrollo cerebral del feto. Bastaría con un ejercicio cardiovascular de 20 min durante tres días a la semana para que se ejerciera un beneficio sobre el desarrollo cerebral.

Los investigadores del Centro de Investigación del Hospital CHU Sainte-Justine, de Canadá, con el Dr. David Ellemberg como director, han realizado un estudio prospectivo que defiende esta postura.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Ventajas del ejercicio

Durante muchos años, el embarazo se ha considerado como un periodo de la vida de la mujer en el que el bajo ejercicio físico y el reposo era decisivo. En los últimos tiempos, siempre que el embarazo tenga un desarrollo normal y no tenga complicaciones para ser considerado embarazo de riesgo, las tornas han cambiado, defendiendo incluso que el sedentarismo es perjudicial para la salud tanto de la madre como del bebé.

La realización de actividad física moderada, favorece la recuperación tras el parto, y combate la posible depresión post-parto. Aun más, el que en el momento del parto el niño no sea de un tamaño desmesurado, lo que se consigue con ejercicio suave, reduce el riesgo de desarrollar obesidad más adelante.

El bebé ve favorecido su desarrollo cerebral

El estudio, liderado por se llevó a cabo con un grupo de mujeres embarazadas seleccionadas aleatoriamente. En el segundo trimestre de embarazo, las mujeres fueron divididas en dos grupos, activo y sedentario. En el grupo activo se les indicaron una serie de ejercicios moderados de 20 minutos, tres días a la semana, en el que la intensidad llegaba hasta a la agitación de la respiración, mientras que las otras no realizaban ninguna actividad física en especial.

Tras el nacimiento, los bebés fueron analizados mediante una prueba médica que registra la actividad cerebral, la electroencefalografía. Se les dispusieron un centenar de electrodos suaves en la cabeza, totalmente inocuos, y cuando se quedaban dormidos, se medía la memoria auditiva inconsciente, respecto a estímulos sonoros novedosos repetidos.

En los niños, con edades comprendidas entre 8 y 12 días de vida, se observaba que aquellos que habían tenido un embarazo con actividad física moderada, tenían una actividad de respuesta cerebral más madura, lo que indica que el cerebro tuvo un desarrollo más veloz durante la gestación. El Dr. Ellemberg y sus colaboradores, presentarán los resultados de su estudio en el próximo Congreso de Neurociencia 2013, con sede en San Diego.

Los investigadores abogan porque estos resultados supongan un cambio de orientación en las directrices de la salud pública respecto a las investigaciones sobre la plasticidad cerebral en el desarrollo fetal.

Estos hallazgos, pese a que se requiere que se confirmen los resultados, supondrían una manera magnífica de potenciar la inteligencia de nuestros hijos desde la etapa fetal a través cambio de hábitos de vida durante la gestación.

Hacer ejercicio moderado beneficia al feto

Si compartes nos ayudas

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

 Laura Garrido
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Pablo de Olavide (UPO), con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la Universidad de Valencia (UV) y el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Experiencia en laboratorios de FIV, andrología y análisis general. Embrióloga especialista en reproducción asistida. Más sobre Laura Garrido
Síguenos en nuestras redes

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.