Un reciente estudio del Centro de Investigación sobre Anomalías Congénitas (CIAC) perteneciente al Instituto de la Salud Carlos III (ISCIII), demuestra que si ambos progenitores toman ácido fólico y no consumen ni alcohol ni tabaco aproximadamente tres meses antes de buscar el embarazo, reducen las probabilidades de que el bebé padezca alguna enfermedad de tipo congénito.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar