Adoptar embriones

Gracias a la modificación de la Ley sobre técnicas de Reproducción Humana Asistida en el 2006, se ha hecho posible la alternativa de adoptar embriones congelados de otras parejas que han sido “abandonados”.

Si tras un tratamiento de fecundación in vitro existen embriones sobrantes y se congelan, la pareja debe decidir el destino de éstos. Pueden donarlos a la investigación o a otras parejas o bien destruirlos. Si en el plazo de cuatro años no informan a los centros de reproducción que quieren hacer con ellos, esos embriones pasan a ser propiedad del centro.

Esos embriones sobrantes, han dado lugar a la creación de un programa de “adopción de embriones” en diferentes centros de reproducción del país. Gracias a este programa, muchas parejas que veían agotadas sus posibilidades de ser padres pueden tener otra posibilidad para intentarlo.

La adopción de embriones congelados tiene también la ventaja de que es una técnica mucho más barata que la donación de ovocitos.

Puedes leer el artículo completo en:    50

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar