Embriones congelados en adopción

Por (embrióloga).
Actualizado el 08/02/2011

Debido al incremento del uso de los tratamientos de reproducción asistida, se ha generado un sobrante de embriones congelados de los ciclos de fecundación in vitro ahora, por ley, esos embriones se podrían convertir en una nueva alternativa para aquellas parejas que lo han intentado todo a través de su adopción.

Tras un tratamiento de fecundación in vitro, si existen embriones sobrantes de buena calidad y la pareja los desea congelar, éstos se almacenan en bancos de nitrógeno a la espera de ser utilizados. Si la pareja no quiere usarlos, su destino lo deciden ellos entre tres opciones: donarlos para investigación, donarlos para otras parejas o bien destruirlos.

Esto aparece reflejado en el consentimiento informado que se le da a la pareja antes de realizar cualquier tratamiento de reproducción asistida.

Síguenos en Instagram

El plazo que por ley se ha establecido, Ley 14/2006 sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida, para que las parejas informen a los centros de reproducción qué hacer con sus embriones es de cuatro años, si pasados esos cuatro años no se tienen noticias de los padres, los embriones pasarían a ser propiedad del centro.

Gracias a esta modificación de la antigua ley, muchas parejas se podrían beneficiar de esos embriones “sin destino” para poder llevar a cabo el sueño de ser padres, aunque no sea de forma biológica. Después de varios intentos fallidos y dinero invertido, muchas parejas agotan sus posibilidades pasando por las diferentes técnicas desde la inseminación artificial a la fecundación in vitro y a la donación de ovocitos y/o semen. Ahora la adopción de embriones podría ser otra alternativa.

La adopción de embriones, sería lo más parecido a un tratamiento de ovodonación con semen de donante, dónde una mujer receptora recibe los óvulos fecundados con semen de donante. En este caso la mujer receptora recibirá los embriones congelados de otra pareja.

Este tratamiento es menos traumático físicamente para la mujer que una fecundación in vitro, puesto que no tiene que estimular sus ovarios sólo tiene que preparar su endometrio para albergar a esos embriones y, además, es mucho más barato de lo que puede costar una ovodonación.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autor

 Sarai Arrones
Sarai Arrones
Embrióloga
Graduada en Bioquímica y Ciencias Biomédicas por la Universidad de Valencia (UV). Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la UV en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Curso de especialización en criopreservación de gametos, embriones y tejidos animales. Embrióloga en activo especializada en Reproducción Asistida. Más sobre Sarai Arrones

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.