Aunque los niños se ven muy tiernos rodeados de espuma, pediatras y dermatólogos recomiendan posponer el baño de burbujas hasta después de los tres años, porque esta práctica está asociada a infecciones del tracto urinario (ITU).

Puedes leer el artículo completo en:    67

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar