Revista médica certificada por la WMA, ACSA, SEAFORMEC, HON.
FAQs
0
Menú

¿Cuáles son los indicadores de una buena calidad ovocitaria?

Por Álvaro Martínez Moro .
Última actualización: 16/04/2020

La calidad de los óvulos es un factor muy importante en los tratamientos de reproducción asistida. Pese a que los óvulos sean morfológicamente normales, esto no significa que la probabilidad de embarazo sea del 100%. Sin embargo, sí que es posible predecir cómo será la evolución embrionaria, aunque también es necesario tener en cuenta otros aspectos.

A continuación, se enumeran los tres tipos de marcadores de buena calidad ovocitaria:

Indicadores ginecológicos
están asociados principalmente con la paciente que acude a la consulta de las unidades de reproducción humana y que de forma generalizada son analizadas y valoradas por el equipo médico: la edad, el ambiente y la reserva ovárica.

La edad es el principal indicador de la calidad ovocitaria. Son numerosas las publicaciones que asocian un mayor riesgo de anomalías genéticas conforme aumenta la edad de las pacientes. No debemos confundir calidad con la reserva ovárica. Por ejemplo, podría darse el caso en el que una mujer de 42 años presente buena reserva ovárica, al analizarse el recuento de folículos antrales por ecografía y buenos niveles de los niveles de hormona antimulleriana, pero la calidad ovocitaria siempre será peor que la de una paciente de 30 años.

Otro indicador que se utiliza erróneamente de forma generalizada son los valores de la hormona antimulleriana, la cual no determina la calidad ovocitaria sino más bien la cantidad ovocitaria. De esta manera, en caso de que una paciente joven tenga una HAM baja, tiene la posibilidad de, pese a obtener un número bajo de ovocitos, ser de buena calidad y por tanto dar lugar a un embarazo a término.

Por último, el ambiente puede afectar en gran medida a la calidad ovocitaria. Debemos entender que tanto los hábitos de vida poco saludables (tabaco, alcohol, drogas, etc.) sumados a los tóxicos a los que podamos estar expuestos, pueden afectar de forma directa o indirecta en la calidad ovocitaria.

Indicadores morfológicos
son establecidos desde el laboratorio, una vez se ha producido la extracción ovocitaria mediante la punción, son características que aportan información, pero no son definitorias para el desarrollo de la evolución embrionaria.

El proceso conocido como recuperación ovocitaria, permite analizar en primera instancia el Complejo Cúmulo-Ovocito (siendo el cúmulo un conjunto de células estrechamente relacionadas con el ovocito y que ayudan a su maduración) viendo si se trata de un ovocito inmaduro, cantidad de células y cohesión de las mismas. Analizar el complejo cúmulo-ovocito es importante en los procedimientos de FIV convencional, para poder analizar el posible éxito de la fecundación. En el caso de la microinyección espermática de espermatozoides (ICSI, por sus siglas en inglés) requiere al realizar la decumulación, es decir, eliminar las células que se encuentran alrededor del ovocito, con el objetivo de comprobar el estadío de madurez óptimo de los mismos. Una vez decumulados podremos ver algunas alteraciones citoplasmáticas como la granulosidad, retículo endoplásmico liso, vacuolas o inclusiones; o alteraciones extracitoplasmáticas como son detritus en el espacio perivitelino, anomalías de la zona pelúcida, aumento del espacio perivitelino o alteraciones del primer corpúsculo polar.

Como hemos dicho previamente, no se trata de características que resulten perjudiciales en todos los casos, pero sí que aportan información y pueden explicar la deficiente evolución embrionaria.

Indicadores embrionarios
suelen resultar importante para poder extrapolar la calidad ovocitaria. Por lo general, se relaciona una peor calidad ovocitaria cuando nos encontramos con situaciones con fecundación anómala o mala evolución embrionaria durante los primeros días de evolución, si bien es cierto, en el momento en el que se añade el factor masculino es más difícil poder predecir exactamente qué factor está alterando al desarrollo embrionario.

Lectura recomendada: La calidad de los óvulos para un tratamiento de FIV.

 Álvaro  Martínez Moro
Álvaro Martínez Moro
Embriólogo
Álvaro Martínez Moro es licenciado en Biología por la Universidad de Granada y cuenta con un máster en Biotecnología Avanzada por la Universidad de A Coruña. un Máster propio de Reproducción Humana por la Universidad Complutense de Madrid y otro en Genética Médica por la Universidad de Valencia. Además, tiene un postgrado de especialista en Genética Clínica por la Universidad de Alcalá de Henares.
Embriólogo. Álvaro Martínez Moro es licenciado en Biología por la Universidad de Granada y cuenta con un máster en Biotecnología Avanzada por la Universidad de A Coruña. un Máster propio de Reproducción Humana por la Universidad Complutense de Madrid y otro en Genética Médica por la Universidad de Valencia. Además, tiene un postgrado de especialista en Genética Clínica por la Universidad de Alcalá de Henares.
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.