Los huesos, las hormonas y la fertilidad…todo está conectado.

La osteocalcina también participa en la producción de la testosterona y, al menos en ratones, se ha comprobado que cuando hay carencia de esta hormona esto conlleva una bajada de la fertilidad mientras que cuando ésta se produce en exceso sucede lo contrario. Si esto fuera tan sencillo, los centros de reproducción asistida tendrían su trabajo solucionado pero aún está por ver en humanos ya que está en estudio y aunque todo apunta que irá bien, los humanos no son el mismo modelo que un roedor. El proceso está en estudio aún.

Puedes leer el artículo completo en:    26

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar