Cuidar la alimentación del bebé, evitar los cambios bruscos de temperatura, especialmente en los meses más fríos del año, el reposo, la ingesta abundante de líquidos y la visita al pediatra ante síntomas como la tos, fiebre, dificultad respiratoria o mucosidad abundante son algunos de los consejos que los padres deben tener en cuenta ante cualquier tipo de infección respiratoria del pequeño.

Puedes leer el artículo completo en:    81

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar