Células Natural Killer

Un tratamiento basado en esteroides logra que una mujer con niveles altos de linfocitos NK, sea madre.

Una mujer de 33 años da a luz a una preciosa niña tras sufrir 18 abortos. El aborto recurrente se producía porque tenía altos los niveles de los linfocitos NK, estos atacaban al feto al considerarlo un cuerpo extraño.

Mediante un nuevo tratamiento basado en la administración controlada de esteroides, los doctores han conseguido que esta mujer después de años de sufrimiento pueda ser madre.

Puedes leer el artículo completo en:    144

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar