La selección de los donantes sigue unos criterios muy estrictos: de cada 15 jóvenes que se someten a las pruebas para ser donantes sólo uno consigue serlo.

En primer lugar deben estar sanos y en su historial familiar no pueden haber enfermedades de transmisión genética, pero, sobre todo, la calidad de su semen debe ser como mínimo cuatro veces superior al mínimo dictaminado por la OMS como normal.

Puedes leer el artículo completo en:    193

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar