Solución para los hongos genitales

La presencia de hongos en la zona genital es uno de los problemas que más habitual en la vida íntima de las mujeres. Se estima que cada mujer sufre al menos una infección genital por hongos a lo largo de su vida.
Aunque no se trata de algo grave o con serias consecuencias médicas, resulta molesto y doloroso. Tanto la adecuada detección como el tratamiento resultan sencillos.

Causas de la infección por hongos

La vagina cuenta con su propia flora microbiana, es decir, cientos de microorganismos habitan en la vagina sin causar infección ni síntomas específicos. Entre ellos encontramos los hongos.

Los hongos mantienen entre sí un equilibrio para poder vivir, el cual puede descontrolarse en algunas ocasiones generando las infecciones. El aumento de los hongos en la vagina causa la infección, que comúnmente se conoce como candidiasis puesto que el hongo más frecuente es la Candida albicans.

Estos desajuste o desequilibrio en la cantidad de hongos vaginales tiende a producirse justo antes, durante y justo después de la menstruación y suele estar causado por:

  • Algunos tipos de medicamentos, como los antibióticos o las pastillas anticonceptivas pueden modificar el equilibrio de la flora vaginal.
  • Los cambios hormonales que se producen durante el embarazo pueden ser consecuencia del desequilibrio.
  • Enfermedades o tratamientos que afecten al sistema inmunitario como la diabetes o la obesidad entre otras o el tratamiento para el VIH o el cáncer.
  • La falta de descanso, la nutrición deficiente o el estrés, una nutrición deficiente o no descansar lo suficiente, podrían contribuir a la alteración del equilibrio normal.
  • Algunos materiales sintéticos de la ropa, especialmente en verano y al llevarla apretada pueden favorecer el desequilibrio habitual de la flora, ya que la humedad que retienen estos materiales pueden aumentar el crecimiento de los hongos.

A pesar de que la candidiasis no se contagia en las relaciones sexuales, es cierto que en algunos hombres pueden aparecer síntomas como erupción, prurito o ligero picazón en el pene tras el contacto sexual con una mujer infectada. Debido a esto, es importante que el hombre siga también un tratamiento.

Síntomas

Una secreción vaginal más abundante y espesa de lo normal, blanca y cuajada, es una de las señales de infección más habituales. El enrojecimiento e irritación de la zona así como picazón e hinchazón de los labios vaginales son otros síntomas comunes.

Por otra parte, algunas mujeres experimentan además dolor al orinar y ganas de hacerlo con más frecuencia por la inflamación de la zona genital. Del mismo modo, la inflamación puede ocasionar molestias o dolores durante las relaciones sexuales.

Prevención y tratamiento

Existen muchas cremas, píldoras y supositorios vaginales para estabilizar la flora vaginal. A pesar de que muchas de estas cremas o pastillas no requieren de receta médica, es aconsejable acudir al médico ginecólogo para realizar un diagnóstico correcto y dar el mejor tratamiento al problema.

Por otra parte, no se recomienda utilizar tampoco durante el tratamiento médico ya que pueden absorber parte del producto y reducir o impedir su efecto.

El Miconazol, el Clotrimazol, el Tioconazol y el Butoconazol son algunos de los fármacos antifúngicos de mayor efectividad.

Por otra parte, es importante saber que algunas de estas cremas vaginales pueden debilitar los preservativos de látex o los preservativos femeninos por lo que es recomendable sustituirlos por preservativos de poliuretano para asgeurar la protección de tus relaciones sexuales.

Para prevenir la aparición de inección por hongos se recomienda:

  • Usar ropa interior de algodón
  • Mantener limpia y seca la zona genital
  • Evitar el uso de jabones no específicos o con fragancias
  • Intentar reducir al máximo el tiempo con el traje de baño mojado
  • Evitar los pantalones muy apretados
  • No realizar duchas vaginales, puesto que favorecen la eliminación de bacterias “buenas” de la flora vaginal que protegen contra las infecciones.
  • Mantener una dieta sana. Una taza de yogur con cultivo vivo al día durante un tratamiento antibiótico favorecerá el mantenimiento del equilibrio en la flora.

Un comentario

  1. usuario
    Elena P

    A mí me pasaba siempre que tomaba antibióticos, luego pasaba unos días fatal con la barriga y con hongos. ¡Es un horror! Ahora tomo muchos yogures bífidus y lo tengo controlado. Muchas gracias por la información. ¡Saludos!

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar