La luz del sol al incidir en la piel genera la Vitamina D que actúa junto con el calcio en la formación de huesos. La investigación del ALSPAC indica que, incluso en el útero, la Vitamina D es importante para la formación de los huesos.

Un estudio científico concluyó que los niños cuyas madres tuvieron la mayor exposición a la luz solar durante el embarazo tenían medio centímetro más de altura que los niños nacidos en los meses menos soleados y 12,75 centímetros cuadrados más de área ósea debido al aumento de extensión de los huesos.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar