Tomar el sol durante el embarazo favorece un mayor desarrollo de los huesos del bebé

Una investigación científica desvela que los niños nacidos al finalizar el verano o al comenzar el otoño son ligeramente más altos y tienen una mayor masa ósea que los nacidos durante el invierno a la primavera.

12 de Marzo de 2009

La investigación ha sido llevada a cabo por la Universidad de Bristol (Inglaterra) y está basada en datos recopilados por el ALSPAC (Avon Longitudinal Study of Parents and Children). Se estudiaron 7.000 niños, todos ellos nacidos durante los años 1991 y 1992, y a los diez años de edad se realizaron exámenes médicos para determinar, entre otras cosas, la densidad de sus huesos.

Se analizaron los datos meteorológicos de esos años (1991 y 1992) para establecer con la mayor precisión posible el grado más probable de exposición de las madres a los rayos solares durante los tres últimos meses del embarazo.

Tras comparar todos los datos se concluyó que los niños cuyas madres tuvieron la mayor exposición a la luz solar durante el embarazo tenían medio centímetro más de altura que los niños nacidos en los meses menos soleados y 12,75 centímetros cuadrados más de área ósea debido al aumento de extensión de los huesos.

Las personas más altas tienden a tener mayor extensión ósea, como es lógico, pero estos niños habían aumentado su extensión ósea más allá de lo que correspondía a su altura extra.

Además de estudiar los datos meteorológicos, los investigadores midieron los niveles de Vitamina D en la sangre de 350 de las madres, cuando se hallaban en la semana 37 de su embarazo, y observaron que los resultados concordaban muy estrechamente con los niveles de exposición a la luz solar.

La luz del sol al incidir en la piel genera la Vitamina D que actúa junto con el calcio en la formación de huesos. La investigación del ALSPAC indica que, incluso en el útero, la Vitamina D es importante para la formación de los huesos. Por ello, los investigadores consideran que este aumento en la masa ósea es atribuible a los niveles de Vitamina D.

Jon Tobias, profesor de reumatología en la Universidad de Bristol e investigador del estudio, indica “teniendo en cuenta que una mayor masa ósea acarrea huesos más fuertes y menos propensos a romperse como resultado de la osteoporosis en edades avanzadas, conviene prestar atención al factor descubierto en esta investigación por afectar al desarrollo de los huesos en una etapa muy temprana de la vida”.

Se debería considerar que las mujeres embarazadas, que van a dar a luz durante los meses del año en que los niveles de luz solar son más bajos, tomaran complementos de Vitamina D.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar