Intervención el próximo año

Una mujer, Eva Ottosson, se ha planteado la posibilidad de un transplante de su propio útero a su hija Sara. Sara de 25 años nació sin útero como consecuencia de padecer el llamado Síndrome de Rokitansky-Küster-Hauser. Gracias a la donación de su madre podría fabricar óvulos, dándole así la posibilidad de ser madre en un futuro. La intervención quirúrgica podría producirse en Suecia la próxima primavera.

Puedes leer el artículo completo en:    40

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar