En ocasiones existen determinados indicadores que pueden anunciar que el embarazo es de riesgo y que puede producirse un aborto, un ejemplo de esto sería el sangrado vaginal.

Es importante seguir las indicaciones del especialista para evitar que el aborto ocurra y el embarazo pueda seguir su curso. Factores de riesgo como los tóxicos, la mala alimentación o las infecciones deben ser controlados.

Puedes leer el artículo completo en:    1441

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar