Alteraciones en la proteína beta-hCG pueden indicar la presencia de alteraciones cromosómicas. Los valores elevados de esta proteína se asocian con la presencia de síndrome de Down en el feto.

Las pruebas prenatales como la amniocentesis permite descartar que el feto tenga un problema cromosómico.

Puedes leer el artículo completo en:    86
Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies