Por Andrea Rodrigo (embrióloga).
Actualizado el 26/08/2015

La epidural es la anestesia local que se administra generalmente a la mujeres poco antes de un parto natural para evitar el dolor durante el mismo causado por las contracciones y la dilatación uterina. La anestesia epidural, derivada de la cocaína e insertada en el espacio epidural, bloquea los nervios motores y sensores que salen de la médula espinal, aliviando el dolor de forma eficaz.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Indicaciones de la epidural

Aunque no es algo imprescindible son muchas las mujeres que deciden solicitar esta anestesia para hacer frente al parto de una forma más llevadera y con menor sufrimiento para la madre. No obstante, existe un grupo de mujeres que elige la opción natural y descarta la epidural.

Entre las razones que defienden las mujeres que escogen no ponerse la epidural encontramos además del hecho de vivir el parto de una forma totalmente natural, los miedos acerca de los efectos o consecuencias que puede causar esta anestesia en el recién nacido.

Consecuencias en el recién nacido

Son muchos los estudios realizados acerca de los efectos de la epidural tanto en el bebé como en el madre desde que se aplicara por primera vez en 1885 las primeras sustancias epidurales.

Recientemente, la Universidad de Granada ha publicado un estudio en el que se afirma que los recién nacidos en cuyas mamás se aplicó la epidural muestran ciertos condicionantes negativos que no se observan o se observan en menor medida en aquellos bebés que nacieron sin la administración de la inyección epidural en sus madres.

En el estudio, liderado por Concepción Ruiz Rodríguez, se analizaron 2609 bebés nacidos entre los años 2010 y 2013 en el Hospital San Juan de la Cruz de Úbeda (Jaén). De estos, se descubrió que los nacidos bajo el efecto de la epidural presentaban:

  • Ligero descenso en el índice del Test de Apgar
  • Mayor porcentaje de reanimación
  • Mayor necesidad en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI)
  • Más problemas para adaptarse a la lactancia materna

Las consecuencias en el niño son causadas principalmente por el efecto farmacológico directo, debido a la transferencia placentaria del fármaco por vía materna, y también por el efecto indirecto que suponen los cambios fisiológicos producidos en la madre por la anestesia como los cambios hormonales.

Efectos secundarios en la madre

Además de los efectos descubiertos tras este estudio, también existen inconvenientes para la madre como los siguientes:

  • Cambios hormonales
  • Bajada de la presión sanguínea
  • Necesidad de colocar una sonda urinaria por la incapacidad de orinar
  • Subida de la temperatura tras el parto
  • Pesadez en las piernas
  • Dolor de cabeza

Otros efectos menos comunes que pueden llegar a producirse debido a la administración de la epidural para el parto son hemorragía después del parto o dificultades respiratorias.

La muerte por la epidural es un acto muy excepcional, aunque puede llegar a ocurrir debido a un paro cardíaco o respiratorio.

Por estas razones, es importante contar con información detalla de los beneficios y los riesgos tanto para la madre como para el bebé a la hora de decidir si se quiere la inyección de epidural o si se prefiere “sufrir” naturalmente el parto.

Si compartes nos ayudas

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

 Andrea  Rodrigo
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida, impartido por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Postgrado de Experto en Genética Médica. Más sobre Andrea Rodrigo
Síguenos en nuestras redes

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.

Un comentario

    1. panediolam23

      Madre mía… si ya cuesta mucho decidir si quieres o no epidural, faltaban noticias como esta. Yo creo que dependerá mucho de cada parto, porque hay algunos que son extremadamente dolorosos e incapaces de llevar a cabo sin epidural.