La anestesia epidural en el parto: ventajas y desventajas

Por (embrióloga).
Actualizado el 07/05/2019

La epidural es un tipo de anestesia conocida mundialmente por su ventaja de proporcionar un parto sin dolor, ya sea durante un parto vaginal o una cesárea.

Además, la epidural es una de las formas de anestesia más segura y con menos efectos secundarios para la mujer que acaba de dar a luz.

Sin embargo, no todas las embarazadas la defienden, ya que opinan que el dolor es algo que debe sentirse durante el parto y que ayuda a forjar el vínculo entre la madre y el bebé.

¿Qué es la epidural?

La anestesia epidural, también conocida como anestesia peridural, consiste en la introducción de un anestésico local en el espacio epidural, de manera que las terminaciones nerviosas quedan bloqueadas a nivel de la médula ósea.

El efecto de la epidural, por tanto, tiene lugar en la parte inferior del cuerpo. No obstante, la persona no está dormida como en el caso de la anestesia general, sino que permanece consciente en todo momento.

El efecto de esta anestesia varía en función de la dosis administrada: a pequeñas dosis elimina el dolor y a grandes dosis puede producir un bloqueo muscular y parálisis.

Además, su duración también va a depender de la dosis, ya que puede durar desde 15 minutos hasta 2 horas.

Indicaciones

La epidural está indicada para las intervenciones de abdomen, especialmente a nivel infraumbical, como son los partos, las hernias inguinales, las intervenciones en vejiga o testículos, etc.

Hoy en día, la epidural es el método preferido por las embarazadas para dar a luz, pues les permite disfrutar de la llegada de su hijo con todas las sensaciones, pero sin sentir dolor.

¿Cómo y dónde se coloca?

Para la administración de la anestesia epidural, se utiliza un catéter muy fino que se introduce en la zona lumbar de la columna (entre las dos vértebras lumbares) y, seguidamente, en el área que recubre la médula espinal.

La posición de la mujer en el momento de la inyección debe ser sentada o acostada de lado, con la espalda arqueada y la cabeza inclinada hacia adelante.

Previamente a la punción epidural, un ginecólogo a matrona debe asegurarse de la dilatación de la mujer que está a punto de dar a luz, ya que al menos tiene que estar dilatada de 2 centímetros. También es importante que la dilatación no supere los 8 centímetros, pues el riesgo de complicaciones en esta fase tan avanzada es mayor.

Una vez introducida, la anestesia epidural va haciendo efecto gradualmente y en unos 10-15 minutos la mujer ya siente alivio del dolor.

Tipos de epidural

Además de la anestesia epidural que ya hemos comentado, existen otros tipos de epidural que pueden utilizarse en función de cómo vaya transcurriendo el parto:

Epidural ambulante
también llamada walking epidural. Se encarga de reducir y controlar el dolor, pero sin impedir el movimiento de las piernas. Por tanto, la mujer puede caminar, participar más activamente en el parto y sentir todo lo que sucede en su cuerpo.
Anestesia epidural/raquídea combinada
consiste en una combinación de ambas anestesias para proporcionar un efecto mucho más rápido. La anestesia raquídea es aquella que se introduce directamente en el líquido cefalorraquídeo y se utiliza cuando la mujer se encuentra en trabajo de parto muy activo o para realizar una cesárea.

Hoy en día, tanto los especialistas médicos como las mujeres embarazadas defienden cada vez más el establecimiento de protocolos para poder disfrutar de un parto sentido sin dolor y reducir en la medida de lo posible los partos instrumentales.

El uso de la epidural

Aunque en casi el 90% de los partos se utiliza la anestesia epidural actualmente, es necesario saber que tiene tanto ventajas como desventajas.

La mujer debe conocer todos los aspectos relacionados con ella antes de elegir el modo en el que va a dar a luz y decidir si quiere la epidural.

Ventajas

Permanecer consciente durante todo el parto es la principal ventaja de la epidural. Por ello, es tan demandada por las embarazadas que están apunto de dar a luz.

Además, este tipo de anestesia tiene otras múltiples ventajas que comentamos a continuación:

  • Permite que la mujer participe activamente en la llegada de su hijo, ya que alivia el dolor por completo sin bloquear ninguna de las facultades mentales.
  • Es posible ajustar la dosis de anestésico para reforzarse en caso de sentir dolor o hacer que su efecto desaparezca al acercarse la fase expulsiva para que la mujer pueda controlar por completo este último momento.
  • La mujer siente todas las contracciones en forma de presión, pero sin dolor.
  • La epidural tiende a hacer el parto más lento, lo cual puede resultar útil.
  • Evita la necesidad de aplicar otro anestésico en caso de requerirse el uso de fórceps, ventosa o episiotomía.
  • La epidural mejora el suministro de oxígeno al bebé.
  • Reduce el esfuerzo que realizan los pulmones y el corazón de la mujer durante el parto, lo cual es beneficioso para aquellas que presenten alguna afección pulmonar o cardíaca.
  • Disminuye la ansiedad y el temor que tienen muchas mujeres al parto debido al dolor.
  • La epidural ofrece una seguridad muy elevada tanto para la madre como para el bebé, por lo que el riesgo de complicaciones es mínimo.
  • En caso de tener que pasar de un parto vaginal a una cesárea, la mujer ya estará anestesiada si se ha utilizado la epidural.

Inconvenientes

La epidural también tiene una serie de desventajas o riesgos como los siguientes:

  • Puede haber casos en los que no sea eficaz.
  • La epidural provoca una pérdida de la fuerza muscular, por lo que la segunda etapa del parto es más lenta y la madre depende de las instrucciones de la matrona para saber en qué momento debe empujar.
  • Hay un riesgo mayor de episiotomía y uso de fórceps, ya que la mujer pierde capacidad para pujar.
  • Riesgo de tener una rápida bajada de tensión. Para evitarlo, es necesario mantener a la mujer bien hidratada mediante suero intravenoso.
  • La epidural tiene los siguientes efectos secundarios: dolor de cabeza, mareos, náuseas, pérdida de sensibilidad en la vejiga, dolor en la zona de punción, etc.

¿Epidural sí o no?

Conociendo las ventajas e inconvenientes de la anestesia epidural, la embarazada puede elegir si quiere o no ponérsela para dar a luz y así debe constar en su plan de parto.

Para tomar esta decisión, es importante también seguir el consejo médico del ginecólogo y/o la matrona que ha llevado el seguimiento del embarazo y tener en cuenta las condiciones de cada caso en particular.

Es importante tener en cuenta que esta decisión puede cambiarse en el momento del parto, es decir, que la mujer haya decidido previamente no ponerse la epidural pero finalmente cambiar de opinión, ya sea por el intenso dolor del parto o porque el médico recomiende hacerlo por necesidad.

Por otra parte, existen algunas circunstancias concretas en las que la epidural está contraindicada y no puede administrarse:

  • Pacientes con obesidad
  • Pacientes con cardiopatías
  • Pacientes con problemas de coagulación
  • Pacientes con hernias lumbares
  • Pacientes con tatuajes en la zona lumbar
  • Dilatación excesivamente avanzada en el momento del parto (más de 8 o 9 cm)

Preguntas de los usuarios

¿Qué es la walking epidural?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

La walking epidural o epidural ambulante es un tipo de anestesia que permite controlar los dolores del parto, pero sin que la mujer quede paralizada de cintura para abajo. Esto se consigue disminuyendo la dosis de anestesia y aumentando la dosis de opiáceos, de manera que sólo las fibras sensitivas se quedan dormidas y las motoras permanecen despiertas.

Por tanto, la mujer puede mover las piernas e incluso caminar durante el trabajo de parto hasta la fase expulsiva. Esto ayuda a que la mujer pueda participar más activamente en la llegada de su hijo al mundo y disfrute mucho más de este momento.

¿La anestesia epidural duele?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

La inyección para poner la anestesia epidural o el catéter con la anestesia puede ser un poco molesta, pero no duele. Normalmente, el anestesista pone un poco de anestesia primero en la piel de la zona para que la mujer no sienta la introducción de la aguja más grande.

Es posible que haya mujeres que noten el pinchazo más que otras, pero en principio la anestesia epidural no duele. Lo que es importante es que la mujer esté completamente quieta para que el anestesista pueda hacer la punción sin ninguna complicación.

¿La anestesia epidural también se utiliza en caso de cesárea?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Sí, aunque se suele utilizar una combinación de anestesia epidural y raquídea, ya que esta última tiene un efecto mucho más rápido al introducirse directamente en el líquido cefalorraquídeo. Además, no es necesario pinchar a la mujer dos veces, pues con la misma punción se pueden introducir los dos tipos de anestesia.

La mujer estará consciente en todo momento, pero estará paralizada de ombligo hacia abajo durante 2 horas aproximadamente.

¿Qué se siente en un parto con epidural?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Después de poner la epidural en la fase de dilatación del parto, la mujer va sintiendo poco a poco como un alivio del dolor. A los 15-20 minutos la epidural ya ha hecho efecto y la mujer no siente nada de dolor.

Por otra parte, la mujer sí que tiene sensaciones y puede notar las contracciones como una presión. También puede notar como el bebé se desliza por el canal del parto hasta que es expulsado, pero no siente dolor en la paredes de la vagina. Todo esto dependerá de la dosis de anestesia, la cual puede regularse en diferentes momentos del parto.

Lectura recomendada

Después de leer este artículo es posible que te interese leer detalladamente cómo es el parto. Para ello, puedes acceder al siguiente artículo: El parto: preparación, tipos y posibles complicaciones.

A lo largo del embarazo, también es muy importante prepararse para el momento de dar a luz para que pueda tener lugar con las mínimas complicaciones posibles. Para obtener más información sobre esto, te recomendamos leer el siguiente artículo: La preparación al parto.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Fernández-Campos FJ, Escrivá D, Palanca JM, Ridocci F, Barrios C, Gallego J. Women's acute anxiety variations before and after epidural anesthesia for childbirth. J Psychosom Obstet Gynaecol. 2017 Jun;38(2):152-158.

Jepsen I, Keller KD. The experience of giving birth with epidural analgesia. Women Birth. 2014 Jun;27(2):98-103.

Ministerio de Sanidad y Política Social. Guía de Práctica Clínica sobre la Atención al Parto Normal. Vitoria-Gasteiz, 2010. (ver)

Preguntas de los usuarios: '¿Qué es la walking epidural?', '¿La anestesia epidural duele?', '¿La anestesia epidural también se utiliza en caso de cesárea?' y '¿Qué se siente en un parto con epidural?'.

Ver más

Autores y colaboradores

 Zaira Salvador
Zaira Salvador
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), Biotechnology degree en la National University of Ireland en Galway (NUIG) y embrióloga especialista en Medicina Reproductiva con el Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) Más sobre Zaira Salvador
Número de colegiada: 3185-CV

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.