¿Qué es la episiotomía y cómo puedo prevenirla en el parto?

Por (embrióloga), (ginecóloga) y (embrióloga).
Actualizado el 24/09/2019

La episiotomía es una incisión o corte que se realiza en el periné femenino (entre la vulva y el ano) para aumentar la abertura vaginal y facilitar el parto, evitando con ello el desgarro de los tejidos durante la expulsión del bebé.

Tradicionalmente, la episiotomía era una técnica de rutina o al menos bastante común en los partos vaginales. Sin embargo, hoy en día la Organización Mundial de la Salud (OMS) la desaconseja de forma generalizada y únicamente recomienda su realización en ciertas situaciones.

Además, la mujer puede ayudar a evitar la episiotomía fortaleciendo el suelo pélvico con unos sencillos ejercicios durante todo el embarazo.

¿Qué es la episiotomía?

La episiotomía es una técnica quirúrgica que se realiza durante un parto vaginal y que consiste en hacer un corte en la piel y los músculos que hay entre la vagina y el ano, zona conocida como perineo.

El objetivo de la episiotomía es ensanchar la vagina para que el bebé pueda salir con mayor facilidad y que no se produzca un desgarro.

Aunque la tendencia actual es reducir el número de episiotomías que no son sumamente necesarias durante el parto, todavía se siguen realizando sobre todo en mujeres nulíparas (que no han dado a luz previamente).

En España, la episiotomía se realiza aproximadamente en el 40% de los partos, mientras que la OMS indica que solamente es necesaria en el 20%. Esto quiere decir que la episiotomía se realiza sin que haya ningún motivo en la mitad de los casos.

Tipos

En función de la orientación del corte, la episiotomía puede clasificarse de la siguiente manera:

Lateral
el corte se realiza de forma horizontal y perpendicular a la dirección anal. Hoy en día es muy poco habitual este tipo de episiotomía.
Oblicua o mediolateral
el corte se hace en un ángulo de 45 grados desde la parte inferior de la vagina hacia cualquiera de los lados. Esta forma de incisión es la preferida porque ofrece una menor probabilidad de desgarro y de infecciones. No obstante, la cicatrización es más complicada y aumenta el riesgo de hemorragia.
Medial o vertical
el corte se realiza en línea recta desde la vagina y sin llegar al ano. Este tipo de episiotomía tiene un mayor riesgo de daño en el esfínter anal y en el recto, por lo que no suele hacerse a pesar de la mejor cicatrización.

En función del tipo de incisión y de su longitud, la herida de la episiotomía puede tardar más o menos en curarse, aunque por lo general el tiempo de cicatrización se encuentra entre cuatro y seis semanas.

Indicaciones

En los últimos años, el número de episiotomías rutinarias ha descendido considerablemente. Numerosos estudios han demostrado que no es necesaria en la gran mayoría de casos y, además, puede llegar a ser muy traumática para la mujer, causando dolor, sangrados y disfunciones sexuales.

Tanto la OMS como la ACOG (Asociación Americana de Obstetras y Ginecólogos) indican que la episiotomía solamente debe realizarse en casos concretos como los siguientes:

  • Partos complicados de bebés muy grandes
  • Partos de nalgas
  • Partos que necesitan instrumental (fórceps, ventosas, etc.)
  • Hay sufrimiento fetal
  • El bebé se presenta con distocia del hombro
  • Desgarros previos de tercer o cuarto grado mal curados
  • Hay una escasa elasticidad vaginovulvoperineal
  • La vagina es muy estrecha y hay riesgo elevado de desgarro

A pesar de ello, todavía existen situaciones en las que hay un poco de controversia en si el especialista ha hecho lo correcto al realizar una episiotomía o si ésta podría haberse evitado.

Prevenir la episiotomía

Con tal de evitar la realización de una episiotomía o sufrir un desgarro durante el parto, la futura mamá debe tener en cuenta algunas recomendaciones y prestar mucha atención a su suelo pélvico.

El suelo pélvico es el conjunto de músculo y ligamientos que se encuentran alrededor de la vagina. Por ello, es fundamental fortalecer estos músculos durante el embarazo para evitar complicaciones en el parto y posparto.

En concreto, para evitar la episiotomía, la mujer puede llevar a cabo las siguientes acciones:

  • Acudir a un fisioterapeuta especialista en suelo pélvico para hacer una valoración y seguir sus indicaciones.
  • Asistir a clases de preparación al parto, donde aprenderá técnicas de respiración y empuje para el parto, entre otras cosas.
  • Practicar los ejercicios de kegel.
  • Realizar masajes perineales desde las semanas 32-34 de embarazo.

Con todo esto, la mujer conseguirá aumentar la elasticidad de los tejidos del suelo pélvico y que éstos presenten una menor resistencia en el momento del parto.

Después de la episiotomía

En caso de realizarse una episiotomía, el especialista correspondiente (ginecólogo/a o matrón/a) suturará el corte después del nacimiento del bebé. Este proceso se conoce como episiorrafia.

Los puntos de sutura utilizados son reabsorbibles, es decir, no hay que ir a quitarlos después de cerrarse la herida.

Debido al lugar donde se realiza la episiotomía, la cicatrización y recuperación del tejido es un tanto complicada, pues se trata de una zona húmeda y muy cerca de los genitales, lo cual aumenta el riesgo de infección.

Complicaciones

La episiotomía puede tener consecuencias más o menos graves en la mujer, sobre todo en su vida sexual posterior.

Algunas mujeres afirman haber vivido el parto de su hijo como una experiencia traumática debido a la episiotomía y que sienten dolor incluso años después.

Además de todo esto, los posibles riesgos que pueden derivarse de esta práctica son los siguientes:

  • Mayor hemorragia durante el parto
  • Infección del corte y los puntos de sutura
  • Edemas y hematomas
  • Desgarros de cuarto grado
  • Incontinencia urinaria y/o fecal total o parcial
  • Cicatrización dolorosa o molesta por los puntos
  • Endometriosis en la cicatriz y adherencia de tejidos
  • Relaciones sexuales dolorosas (dispareunia)
  • Lesiones en el feto con el bisturí o las tijeras

Cuidados postparto

Para evitar estas complicaciones y conseguir una cicatrización adecuada de la episiotomía, es recomendable seguir una serie de cuidados diarios desde el primer día:

  • Mantener una higiene diaria, pero intentando siempre que la zona genital esté lo más seca posible.
  • Lavarse la zona genital en la ducha con agua y jabón de pH neutro. Evitar los baños.
  • Secar la herida a golpecitos y evitando arrastrar para no llevarse ningún punto.
  • Limpiar bien la zona genital después de orinar y/o defecar, sobre todo si la herida es reciente.
  • Si el dolor es muy fuerte, la mujer puede tomar algún analgésico como el paracetamol o el ibruprofeno.
  • Llevar ropa interior de algodón y evitar las prendas muy ajustadas.
  • Es recomendable sentarse sobre un cojín para estar más cómoda, pero no sobre un flotador, ya que puede abrir los puntos.
  • Seguir una dieta rica en fibra para facilitar el tránsito intestinal y evitar el estreñimiento.
  • Utilizar compresas de algodón que transpiren bien y evitar el uso de tampones, al menos en las primeras seis semanas tras la episiotomía.
  • No es recomendable utilizar betadine.
  • Evitar las relaciones sexuales hasta que la herida esté bien cicatrizada.

Por último, es recomendable que la mujer haga una visita a un fisioterapeuta especialista en suelo pélvico para hacerse una valoración después del postparto y, en caso de ser necesario, hacer ejercicios de Kegel y/o gimnasia hipopresiva que ayude a la recuperación.

Preguntas de los usuarios

¿Qué riesgos o complicaciones puede tener una episiotomía?

Por Dra. Lydia Pilar Suárez (ginecóloga).

La episiotomía es una cirugía menor que puede dar lugar a las siguientes complicaciones:

  • Ampliación del corte, hacia dentro de la vagina incluso hacia el ano- recto.
  • Sangrado o hematomas.
  • Infección, debido a que en la zona genital habitan muchas bacterias.
  • Edema.
  • Cicatrización dolorosa: los puntos que se aplican para el cierre “tiran” y molestan a la paciente.
  • Dispareunia: dolor durante las relaciones sexuales tiempo después de la cicatrización completa.

Leer más

¿Cuándo podré tener relaciones sexuales tras la episiotomía?

Por Andrea Rodrigo (embrióloga).

Es fundamental no tener relaciones antes de que la herida que ha dejado el corte haya cicatrizado completamente, pues ello podría causar desgarro de la zona. Además, los puntos deben haberse reabsorbido por completo, pues de esa manera evitaremos posibles infecciones.

La recuperación de la episiotomía suele ser de entre cuatro a seis semanas, por lo que tras este periodo, no tiene porqué haber problemas en las relaciones sexuales. En cualquier caso, es importante seguir las indicaciones del médico.

¿Cómo debo curar la episiotomía?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Después de haber tenido un parto vaginal con episiotomía, es muy importante que la mujer siga todas las recomendaciones del especialista médico para curar la herida y que ésta cicatrice correctamente.

Por lo general, la mujer debe mantener una higiene diaria y lavar la herida con agua y jabón. Para secarse, es recomendable utilizar una toalla únicamente para esta zona y no arrastrar. La herida debe mantenerse lo más seca posible y estar al aire, aunque siempre que la mujer esté dentro de casa.

Puedes encontrar más recomendaciones de cuidados de la episiotomía a lo largo de este mismo artículo.

¿Cuáles son las ventajas e inconvenientes de la episiotomía?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

El principal beneficio de la episiotomía es facilitar la salida del bebé en el parto, sobre todo si hay riesgo de desgarro o signos de sufrimiento fetal.

Sin embargo, esta incisión en ocasiones conlleva muchos más inconvenientes que ventajas, por lo que no debe hacerse de manera generalizada. En concreto, la episiotomía puede causar mucho dolor en el momento de defecar o al mantener relaciones sexuales si no cicatriza correctamente. Además, puede causar hemorragias, incontinencia urinaria y/o fecal, etc.

Lectura recomendada

Una de las indicaciones de la episiotomía es evitar un desgarro en la fase expulsiva del parto. Si quieres saber en qué consiste esto, puedes seguir leyendo aquí: Lesiones perineales durante el parto vaginal.

Por otra parte, si quieres seguir informándote sobre el parto, cómo se desarrolla y qué puede conllevar, te recomendamos acceder al siguiente artículo: El parto: preparación, tipos y posibles complicaciones.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Aasheim V, Nilsen ABV, Reinar LM, Lukasse M. Perineal techniques during the second stage of labour for reducing perineal trauma. Cochrane Database Syst Rev. 2017 Jun 13;6:CD006672.

ACOG Practice Bulletin No. 198 Summary: Prevention and Management of Obstetric Lacerations at Vaginal Delivery. Obstet Gynecol. 2018 Sep;132(3):795-797.

Frenette P, Crawford S, Schulz J, Ospina MB. Impact of Episiotomy During Operative Vaginal Delivery on Obstetrical Anal Sphincter Injuries. J Obstet Gynaecol Can. 2019 Apr 16. pii: S1701-2163(19)30091-X.

Perineal Massage in Pregnancy. J Midwifery Womens Health. 2016 Jan-Feb;61(1):143-4.

Preguntas de los usuarios: '¿Qué riesgos o complicaciones puede tener una episiotomía?', '¿Cuándo podré tener relaciones sexuales tras la episiotomía?', '¿Cómo debo curar la episiotomía?' y '¿Cuáles son las ventajas e inconvenientes de la episiotomía?'.

Ver más

Autores y colaboradores

 Andrea  Rodrigo
Andrea Rodrigo
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida, impartido por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Postgrado de Experto en Genética Médica. Más sobre Andrea Rodrigo
Dra. Lydia Pilar Suárez
Dra. Lydia Pilar Suárez
Ginecóloga
Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Oviedo en Asturias. Especialidad en Obstetricia y Ginecología en el Hospital Clínico Universitario San Carlos de Madrid. Además, cuenta con el Máster en Reproducción Humana impartido por la Universidad Rey Juan Carlos en colaboración con IVI. Más sobre Dra. Lydia Pilar Suárez
Número de colegiada: 64136
 Zaira Salvador
Zaira Salvador
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), Biotechnology degree en la National University of Ireland en Galway (NUIG) y embrióloga con el Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Más sobre Zaira Salvador
Número de colegiada: 3185-CV

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.