No es fácil decidir el destino de los embriones sobrantes de un tratamiento reproductivo. Los profesionales deben explicar con detalle las características de cada una de las opciones. Además, la pareja o mujer progenitora deberá renovar el consentimiento cada uno o dos años. En este momento, se podrá modificar la decisión tomada anteriormente.

En el caso de que el centro no reciba respuesta por parte de los pacientes tras dos renovaciones, los embriones pasarán a su disposición.

Puedes leer el artículo completo en:    61

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar