Los embriones que no se transfieren en un tratamiento de FIV convencional o de ICSI son crioconservados a la espera de que la mujer o pareja progenitora decida su destino de entre las opciones permitidas por la Ley 14/2006:

  • Uso propio en futuros tratamientos
  • Donación para otras mujeres o parejas.
  • Donación para investigación.
  • Cese de su conservación cuando finalice la etapa fértil de la mujer.
Puedes leer el artículo completo en:    61

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar