Esterilidad primaria

Por (embrióloga).
Actualizado el 29/07/2014

Antes de explicar en qué consiste la esterilidad primaria, conviene empezar con la definición de esterilidad. Aunque habitualmente esterilidad e infertilidad se emplean como sinónimos significando problemas en la fertilidad, lo cierto es que son términos distintos y cada uno de ellos hace referncia a un problema distinto.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Se define como esterilidad, a la imposibilidad de conseguir el embarazo. Es decir, que una pareja no consigue que el espermatozoides sea capaz de fecundar el óvulo, o si lo consigue y llega a formarse un embrión, éste no es capaz de implantar (anidar) en la pared uterina de la mujer. Por lo tanto no se llega a producir el embarazo.

Afrontar problemas de esterilidad

Mientras que la infertilidad hace referencia a una situación distinta, sí que se consigue el embarazo (test de embarazo positivo), pero el bebé no llega a término. En algún momento de la gestación se interrumpe el embarazo de forma espontánea.

Por lo tanto, hablamos de esterilidad primaria cuando una pareja nunca ha conseguido el embarazo. Tienen problemas para conseguir la gestación y no han tenido hijos previamente, de ahí el término primaria.

Diagnóstico

No basta con no conseguir el embarazo en el tiempo deseado para considerar que se tiene esterilidad primaria. Siempre debe ser diagnosticado por un profesional médico.

Cuando una pareja quiere tener hijos y abandona los métodos anticonceptivos es necesario estar un tiempo mínimo de un año intentándo conseguir el embarazo antes de acudir a un centro de reproducción asistida.

En una primera visita, se realizará una entrevista conjunta para comprobar el tiempo intentando conseguir el embarazo, si han tenido hijos previamente o de relaciones anteriores. Tras estas cuestiones se debe realizar un estudio de fertilidad femenina y también comprobar la fertilidad del hombre mediante un seminograma.

Aceptar ser infértil

Una vez realizadas las pruebas pertinentes se analiza el caso en concreto en profundidad para ofrecer (si es necesario) el tratamiento de fertilidad más adecuado para la pareja.

Afrontar la esterilidad

Es un duro trance para la pareja afrontar un diagnóstico de esterilidad, pero es importante subrayar que esto no significa que no puedan tener hijos, simplemente que el camino de la maternidad será más complicado.

Si uno de los miembros de la pareja tiene problemas de fertilidad, no debe sentirse como el responsable. En la fertilidad es muy importante tener en cuenta el potencial reproductivo de cada uno. Es necesario la suma del potencial reproductivo del hombre y el potencial reproductivo de la mujer para llegar a conseguir el embarazo.

Permanecer unidos y expresar los sentimientos de frustación o rabia es fundamental para continuar adelante con el problema de la esterilidad. No impacientarse, cada persona tiene unos tiempos de asimilación y una forma de enfrontarse a los problemas. Sobretodo, tener en cuenta que es un camino largo y complicado, pero la recompensa merece la pena.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

 Cristina Mestre
Cristina Mestre
Embrióloga
Licenciada en Ciencias Biológicas, Genética y Reproducción Humana por la Universidad de Valencia (UV). Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la UV con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Embrióloga en IVI Barcelona. Más sobre Cristina Mestre

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.