Borrado y dilatación del cuello uterino en el parto

Durante todo el embarazo, el cuello uterino se mantiene cerrado y con el tapón mucoso en su interior para evitar la entrada de agentes exógenos o la salida del feto antes de tiempo. Es posible que las madres que ya hayan dado a luz en partos anteriores tengan el cérvix un poco más abierto que aquellas primigestas.

En el momento que se inicia el trabajo de parto, el cuello uterino sufre dos cambios importantes: el borrado y la dilatación. El borrado es el acortamiento progresivo del cuello uterino a medida que van aumentando las contracciones. Una vez el cérvix ha sido borrado, empieza a dilatarse hasta tener una abertura de unos 10 cm, la cual ya permite la salida del bebé.

Puedes leer el artículo completo en:    179

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar