Se incrementa el número de donantes de óvulos y espermatozoides en Cataluña según datos oficiales

La donación de gametos, tanto de óvulos como de espermatozoides, es el último recurso al que pueden acceder las parejas con deseo gestacional cuyos gametos no tienen una calidad suficiente para poder generar embriones, o los embriones formados no logran implantar o dar lugar a un embarazo con un correcto desarrollo.

Según datos oficiales de la Conselleria de Salud de la Generalitat de Catalunya, las donaciones de óvulos han aumentado un 14,8% y las de semen un 16,1% durante el 2011, último año con datos publicados oficiales.

Haciendo un estudio retrospectivo, comparando las actuales cifras oficiales con las previas, en 2007, el aumento de donantes masculinos se ha incrementado en un 45,9% y un 80,2% en las donantes de óvulos. Según la Estadística de la Reproducción Humana Asistida de Catalunya, en 2011 se registraron 3.523 donantes de óvulos y 1.127 donantes de espermatozoides, frente a 3.068 mujeres y 970 hombre en el año 2010.

Esta información ha sido corroborada por el instituto Cefer de Barcelona, que ha constatado un aumento en el último año de donantes de ambos tipos de gametos coincidiendo con una bajada de la inversión en publicidad a efectos de captación, y explica un posible incremento de estos debido a la situación económica y al florecimiento del sector, que cada día cuenta con más clínicas de reproducción asistida.
Elevada cantidad de gametos masculinos en el semen

Perfil y requisitos de los donantes de óvulos y espermatozoides

La mayoría de las personas que se decidieron a donar era jóvenes, estudiantes menores de 30 años, residentes en Cataluña, aunque se detectó un tercio de donantes de óvulos nacidas en el extranjero.

Los requisitos que las clínicas imponen a los posibles donantes previamente a entrar en el programa de donación de gametos, se encuentra el conocer su origen, no se permite el acceso a donantes adoptados por no tener certeza de que haya enfermedades genéticas en su árbol genealógico que no sean fenotípicamente detectables pero sí que puedan ser transmitidos a la descendencia. En el caso de las mujeres también se dictamina que no pueden ser vírgenes para someterse a estas técnicas y se valora positivamente que hayan dado a luz con anterioridad.

Los hombres deben pasar una prueba de calidad espermática, en la que la concentración y la movilidad ha de ser muy superior a la de referencia, 15 millones de espermatozoides por mililitro, pues se requiere que ese semen tenga una buena supervivencia a la congelación y descongelación a la que se le someterá hasta que pase el periodo ventana de desarrollo de enfermedades y no podrá ser utilizado hasta que se confirme que el donante está sano con un análisis de sangre seis meses después de dejar la muestra y pueda ser utilizada.

Las mujeres han de tener una reserva ovárica aceptable que asegure una buena respuesta a la medicación para la estimulación. Ambos, hombres y mujeres antes de entrar en el programa de donación es imprescindible que pasen una prueba psicológica para comprobar que son aptos para someterse a la experiencia de la donación y que no tienen ningún problema psicológico que pueda ser reflejo de un problema con origen genético y por ende transmisible.

Los hombres perciben una compensación económica de unos 50 euros por cada donación válida de media, mientras que las mujeres, que han de seguir un tratamiento farmacológico y someterse a una intervención para la extracción de los óvulos, reciben una compensación media de unos 900 euros. Esta compensación en ningún caso es un pago por los gametos, sino una forma de paliar los inconvenientes que supone el asistir a la clínica, el transporte y el seguimiento exhaustivo en el caso de las mujeres que requieren de ecografía casi diaria en el ciclo de estimulación.
Prueba psicológica necesaria antes de donar

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar