La responsabilidad del embarazo

Aunque una mujer se encuentre satisfecha y alegre con su embarazo, éste supone una responsabilidad y un gran cambio social, físico, psicológico y emocional que puede llevarla a desarrollar una depresión durante o después del embarazo.

Ante una mujer que quiere quedarse embarazada y presenta cualquier tipo de trastorno mental ya sea esquizofrenia, trastorno bipolar, trastorno alimenticio, depresión o ansiedad, se debe asesorar y planificar adecuadamente el embarazo para que no suponga un riesgo elevado ni para la madre ni para el feto.

Se debe buscar el momento de mayor estabilidad clínica para poder bajar las dosis del tratamiento o bien en la medida que sea posible retirarlo en los casos más leves, con esto se minimizan los riesgos de exposición para el feto. Todos los tratamientos deben ser retirados paulatinamente para que la mujer no tenga una recaída de la enfermedad.

El apoyo familiar y social es fundamental para que estas mujeres no tengan una recaída durante y después del embarazo. Las mujeres que presentan depresión previa al embarazo tienen mayor riesgo de sufrir una depresión postparto.

Puedes leer el artículo completo en:    111
Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies