Beneficios del contacto con la piel en la lactancia

El contacto temprano del bebé tras el nacimiento piel con piel con la madre aumenta el éxito en la lactancia y acelera los mecanismos de reconocimiento madre-hijo.

Los especialistas defienden los beneficios que tiene el contacto de la piel desnuda del recién nacido con la madre inmediatamente tras el nacimiento, incluso en la sala de partos.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Índice

Beneficios del contacto con la piel en la lactancia

El contacto con la piel del bebé desencadena la expresión una gran cantidad de factores genéticos que están programados por instinto en los mamíferos para prestar atención y sentir necesidad de cuidar al recién nacido, las conductas maternales. La piel del bebé sobre la madre provoca la activación de los mecanismos necesarios para el comienzo de la lactancia.

Un estudio, publicado en la Academia Americana de Pediatría (AAP), ilustra acerca de un aumento de la tasa de lactancia exclusiva en el hospital si había existido este contacto piel con piel inmediatamente tras nacer.

Madre y bebé, se reconocen mutuamente por el olor. En estos primeros instantes de la vida, va a ir comenzando a establecer su patrón de afectividad, y las experiencias sensoriales vendrán a través del olfato, el calor y el tacto.

La lactancia se ve acelerada con el contacto de la piel

Beneficios inmediatos del bebé por el contacto

El recién nacido, al estar en íntimo contacto con la madre, comienza instintivamente la búsqueda de la leche, para lo que está programado, y reduce el tiempo en iniciar la lactancia. El contacto estimula en la madre, por otro lado, la activación de glándulas mamarias y sudoríparas y su olfato se hace más agudo, por aumento de células en el bulbo olfatorio, lo que irá decayendo en torno tras las dos semanas de vida del niño. Algunas otros beneficios son:

  • La temperatura del bebé mejora su regulación al contacto, tan efectivo como una incubadora para mantenerla constante, debido a la oxitocita materna.
  • El llanto es de menor duración, comparado con el de los recién nacidos que no estuvieron en contacto temprano con la madre.
  • Se mejora la estabilidad cardio-respiratoria en bebés pretérmino.

Cambios necesarios en el protocolo sanitario

El procedimiento a seguir durante el parto y tras él está muy establecido, pero para magnificar los beneficios del contacto, lo ideal sería reducir las intervenciones innecesarias durante el nacimiento, como las cesáreas programadas. El objetivo sería promover cuanto antes el establecimiento del vínculo afectivo entre el niño y la madre, y apoyando el desencadenamiento de los mecanismos de la lactancia.

Asímismo, sería necesario replantearse el tiempo de recuperación de las mujeres que necesiten cesárea, para recortar el importante periodo postnatal en el que ambos están separados. Si las madres por cesárea quieren amamantar, deben ser reforzadas con el apoyo de los profesionales, pues la lactancia podría ser más difícil y la recuperación más dura.

Piel con piel se activan los genes maternales

Las clínicas que defienden esta vuelta a la Naturaleza, y que apuestan por los beneficios aportados por un contacto muy temprano entre madre y bebé, intentan no separar a madre e hijo incluso al hacerle las pruebas postparto. En el caso en el que la madre se encontrara indispuesta por un parto complicado, recomiendan que el contacto se mantenga con el padre.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar