El bisfenol-A es un potente estrógeno sintético que actúa como disruptor endocrino, alterando el sistema endocrino en el hombre.
Estudios con animales han demostrados que el BPA afecta al sistema reproductor masculino, a los niveles de testosterona y a la producción de espermatozoides entre otros.

Un estudio realizado recientemente en trabajadores expuestos a altos niveles de bisfenol-A en su lugar de trabajo, ha revelado la primera evidencia de que la exposición en el lugar de trabajo a este compuesto aumenta significativamente el riesgo de disfunción sexual masculina. Evaluando la función masculina en cuatro áreas: deseo sexual, la función eréctil, la función orgásmica y la satisfacción general con la vida sexual.

Puedes leer el artículo completo en:    73

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar