Los pocos espermatozoides que han conseguido superar las complicadas barreras del aparato reproductor femenino que se encuentran durante todo el recorrido, llega a las trompas de Falopio, donde está el óvulo esperando.
Aún queda un gran esfuerzo por hacer: atravesar la zona pelúcida, la gran muralla del ovocito. Solo uno de ellos será capaz.

Puedes leer el artículo completo en:    755

Un comentario

  1. usuario

    guau

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar