La higiene en los utensilios del bebé y en todo el proceso de alimentación es de vital importancia ya que en sus primeros meses de vida carece de las defensas necesarias para hacer frente a los gérmenes de los adultos.

Algunos especialistas recomiendan esterilizar el biberón hasta los seis meses de vida del bebé. Por eso, existen numerosos métodos de esterilización de biberones.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Hervir

Se deben dejar los utensilios hirviendo en un cazo con agua entre 10 y 15 minutos.

Esterilizadores para microondas

Se introducen todas las partes del biberón en un recipiente con agua dentro del microondas durante unos 10 minutos de tiempo.

Esterilizador al vapor

Se trata de un aparato que funciona con vapor de agua. En algunos de ellos puedes colocar varios biberones a la vez.

Método frío

Es posiblemente el más cómodo pero no el más rápido. Consiste en colocar los utensilios del bebé en un recipiente con agua fría pero al que se le añaden unas pastillas o líquido desinfectante de venta en farmacias. El inconveniente es que debe dejarse al menos una media hora.

Esterilizador eléctrico

Actualmente, ya existen esterilizadores eléctricos que hacen todo el trabajo sólos.

La higiene debe estar presente en todo el proceso de alimentación del bebé desde el principio hasta el final. Antes de comenzar a manipular todo lo necesario es recomendable lavarse bien las manos y una vez finalizada la toma se recomienda limpiar con agua y jabón tanto el biberón como la tetina con el fin de que la leche no se reseque, quede incrustada, y así sea más fácil de limpiar. Para este acto, podemos utilizar un cepillo que desinfecte bien el biberón por dentro y así la leche no se contamine en su interior. Se debe tener un cuidado especial en la parte de la rosca y del cuello del biberón que son las más complicadas de asear.

Es fundamental secar bien el biberón una vez enjuagado, actualmente, podemos encontrar en el mercado secadores de biberón, aunque si no tenemos es recomendable utilizar un escurridor distinto al que se utiliza para la cocina y un trapo limpio para no traspasar los restos de grasa que suelen quedar en aquellos que usamos en la cocina.

Una vez esté impoluto y seco el biberón se aconseja guardarlo en un recipiente con tapadera ya que así evitaremos que se llene de polvo. La madre o el padre encargado de darle de comer deberá cambiarse incluso de ropa en caso de que haya realizado la limpieza doméstica con tal de evitar los posibles restos de productos de limpieza que puedan resultar tóxicos para el niño.

A partir de este momento se pueden guardar durante unas 48 horas antes de volver a ser utilizados. Una vez transcurridos estos seis meses de vida deberemos esterilizar el biberón cada quince días aproximadamente. El resto del tiempo se podrá lavar con agua y jabón.

Un comentario

  1. usuario
    nallely fabian martinez

    tengo un embarazo d 4 meses y es bueno encontrar facil informacion gracias

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar