La espermatogénesis está regulada negativamente por la testosterona y, al administrarse de forma exógena, aumenta la concentración y provoca que no se produzcan espermatozoides.

Puedes leer el artículo completo en:    159

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar