La formación de las principales hormonas sexuales tiene lugar en los ovarios y los testículos de la mujer y el hombre, respectivamente.

Sin embargo, toda la regulación de este sistema de producción hormonal se inicia en el cerebro, concretamente en la glándula pituitaria. En primer lugar, el hipotálamo estimula la producción de las gonadotropinas con la secreción de la GnRH. En respuesta a esta señal, la hipófisis empieza a producir las hormonas FSH y LH, que viajarán por el torrente sanguíneo hasta las gónadas sexuales.

Puedes leer el artículo completo en:    103

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar