El gran desafío de la técnica era que el tejido extraído es inmaduro y por tanto aun no tiene definida su actividad ovárica.

Puedes leer el artículo completo en:    91

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar