Los fuertes golpes de calor, acompañados de sudores y sonrojamiento en la cara, son los síntomas más habituales de la menopausia precoz. La causa de esto es la falta de estrógenos, lo cual afecta a la regulación del termostato corporal.

Los sofocos también pueden aparecer durante la noche, lo cual hace que la mujer tenga insomnio y no descanse bien.

Puedes leer el artículo completo en:    472
Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies