El líquido amniótico empieza a formarse a partir de la cuarta semana de embarazo. Al principio, solamente está formado por agua y, a partir del segundo trimestre, ya contiene proteínas, carbohidratos, glúcidos, electrolitos, restos de orina fetal y células del saco amniótico.

Además, el líquido amniótico está en continua regeneración, ya que el feto lo ingiere y lo inhala varias veces al día para, a continuación, expulsarlo mayormente en forma de orina.

Puedes leer el artículo completo en:    525
Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies