Los fármacos para la artritis reumatoide pueden producir anomalías en el feto.

Según lo descrito en el reciente congreso de la Sociedad Valenciana de Reumatología celebrado en Valencia, algunos de los fármacos que se emplean para tratar esta enfermedad pueden causar malformaciones en el feto. Es por ello por lo que se aconseja que las mujeres que sufren esta enfermedad consulten a un especialista antes de quedar embarazadas si es posible, ya que, sustituyendo ciertos fármacos por otros, se pueden evitar los riesgos para el feto y minimizar los problemas en la madre.

Puedes leer el artículo completo en:    54

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar