La incomodidad por el tamaño del abdomen, la preocupación por el momento del parto o la ansiedad por la llegada del pequeño, la acidez, etc. son algunas de las causas que pueden provocar insomnio durante el embarazo.

Si este trastorno del sueño se alarga en el tiempo es recomendable la consulta con el especialista. La embarazada no debe recurrir a ningún tipo de fármaco contra el insomnio por su cuenta.

Puedes leer el artículo completo en:    36

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar