Por Laura Garrido (embrióloga).
Actualizado el 28/02/2014

La placenta es el tejido que mantiene la conexión de nutrientes y de sustancias de desecho entre la madre y el niño, es un filtro que permite el paso de nutrientes conforme se hace necesario, por lo que es clave que esta relación tan estrecha no se vea mermada por ningún obstáculo.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

El consumo de alcohol en las primeras fases del embarazo puede conllevar el daño a la placenta, según un grupo de investigaciones.

Los investigadores hicieron una distinción entre consumo moderado, definido como tomar de dos a tres copas al día, y un consumo alto como tomar de cuatro a seis.

Las pruebas in vitro demostraron un menor crecimiento celular en el tejido placentario en consumo de alcohol de moderado a alto, mientras que niveles bajos de alcohol no parecieron tener efectos en este crecimiento celular.

El alcohol daña la placenta

El crecimiento placentario se reduce en comparación con las placentas no expuestas, lo que sugiere que a largo plazo podría haber consecuencias sobre qué tanto respaldo recibe el bebé de la placenta durante el resto del embarazo tras esta exposición”, explicó la autora del estudio, Sylvia Lui en un comunicado de la Universidad de Manchester.

Los resultados de este estudio aconsejan que las mujeres que están buscando el embarazo deben de evitar beber, pues el daño producido por el alcohol puede tener efectos muy temprano en el embarazo, previamente a que la mujer detecte que está embarazada.

Comunicación materno-fetal por la placenta

Efectos del alcohol en la comunicación placentaria

Por otro lado, se detectó que el alcohol reducía notablemente la presencia del aminoácido taurina, que es esencial para el correcto desarrollo del cerebro, por lo que según el estudio, publicado en Medline, este déficit podría explicar algunos de los problemas conductuales y físicos de hijos de madres alcohólicas, sugieren los investigadores británicos.

La taurina es un aminoácido derivado del aminoácido esencial cisteína, y realiza su función de forma aislada, sin formar proteínas y tiene funciones en primer lugar relacionado con la protección de células del embrión en formación y posteriormente en procesos que se relacionan con el desarrollo neuronal del feto.

Un ejemplo más de la recomendación de la no ingesta de alcohol no sólo durante la gestación sino en el momento en el que se decida iniciar la búsqueda de la misma. Si bien es cierto que muchas gestaciones no son planificadas, esta investigación pone sobre la mesa preguntas sobre si las mujeres han de evaluar su ingesta de alcohol antes incluso de quedar embarazadas.

Si compartes nos ayudas

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Síguenos en nuestras redes

Todas las novedades sobre la reproducción asistida en nuestros canales.

Autores y colaboradores

 Laura Garrido
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Pablo de Olavide (UPO), con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la Universidad de Valencia (UV) y el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Experiencia en laboratorios de FIV, andrología y análisis general. Embrióloga especialista en reproducción asistida. Más información