Las mujeres embarazadas que no estén inmunizadas de la toxoplasmosis deberán llevar una dieta con algunas restricciones como, por ejemplo, no comer carne cruda ni embutidos. También es importante congelar la carne antes de cocinarla y, además, hacerla muy bien para que no quede con partes rojas. Por último, hay que asegurarse de no beber agua que pueda estar contaminada.

Puedes leer el artículo completo en:    217
Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies