El testimonio de Paula

Buenos días, mi nombre es Paula Mariana, soy de Buenos Aires pero hace ya 23 años que vivo en Barcelona. Me gusta definirme como mujer, madre, bailarina, inmigrante y terapeuta gestalt y corporal.

Con 43 años me convertí en madre primeriza gracias a un tratamiento de reproducción asistida. Decidí que era el momento de formar un equipo-familia con el padre de mi hija, quien fue mi pareja durante 10 años.

El caso de Paula Mariani

Según mi experiencia puedo decir que una vez conectas con el deseo de ser mamá, una vez se ponen de acuerdo todas las partes de uno mismo, el corazón, las entrañas y nuestra mente creadora, es el momento de apartar los “deberías” y los miedos que nos imponen los otros. Una vez entras en conexión con el deseo, ya has dado el primer paso y es ahí donde aparecen los ingredientes necesarios para iniciar el proyecto de la maternidad, incluído el padre, la pareja, la red de apoyos, los donantes, los medios económicos, el nido, etc.

Mi camino a la maternidad

Cuando sentí el deseo de ser madre y experimenté que la concepción no era tan natural ni tan fácil como hacer el amor con mi pareja y quedarme embarazada, entré en estado de shock. Darme cuenta de que el reloj biológico me pisaba los pies me volvió loca. Empecé a obsesionarme con la idea, solo veía embarazadas y bebés por las calles. Además, mis encuentros íntimos se volvieron mecánicos y forzados.

Inicialmente invertí una gran cantidad de dinero en vitaminas y potingues, visité miles de foros, cambié de dieta, puse en práctica una gran cantidad de consejos, me llegué a plantear la posibilidad de contratar un vientre de alquiler y hasta invoqué a los Dioses para quedar embarazada.

Pasado un tiempo y con gran desconcierto empecé a recorrer un camino de sanación al revisar los modelos de maternidad que tenía en mente, mi sistema familiar, mi concepto de sexualidad y mi vínculo de pareja.

En este recorrido por el interior de mi misma entendí que lo más importante fue poner el deseo de ser madre dentro de una mujer más grande, indagando en quién era yo más allá de una mujer de 40 años capaz de hacer cualquier cosa por conseguir el embarazo.

Generaciones

Cuando finalmente decidí dar el paso de someterme a un tratamiento de reproducción asistida, le dije a mi futura hija: “Hasta aquí llegué yo mi amor, si no vienes a mi lo aceptaré y haré mi duelo, luego pondré toda mi energía maternal en en otro proyecto de vida” Y me quedé embarazada al primer intento. ¡Lila entró en mí!

Hasta aquí el resumen de mi experiencia. En mi opinión, cada mujer y cada pareja tiene su propio camino a despejar. Actualmente, en los tiempos que vivimos, donde la fertilidad disminuye y la ciencia avanza a pasos agigantados, tenemos la oportunidad de situarnos ante una futura vida de forma responsable y madura.

En mi caso, el retraso de la maternidad supuso en mí el desafío de crecer emocional y espiritualmente. Gracias al proceso terapéutico, conseguí limpiar heridas pasadas y liberar espacio entro de mí para poder convertirme en un nido.

Desde ese momento, el vínculo que tengo con mi hija va creciendo paso a paso entre emociones, preocupaciones e interrogantes.

Conseguir el embarazo no solo supuso en mí la materialización de un deseo, sino que además me permitió experimentar vida entera de profundo crecimiento.

Materialización de un deseo

Desde mi visión como terapeuta y considerando mi experiencia vital, brindo mi total apoyo y acompañamiento terapéutico a todas aquellas mujeres y parejas que desean tener un hijo tanto si están en un tratamiento de reproducción asistida, tienen dificultades en la concepción o si están definiendo el camino a seguir.

Me gustaría acompañarte y ser tu apoyo en la creación de tu propio proyecto de vida, pero no solo a ti mismo, también a tu familia, pareja y entorno. Quiero ayudarte a poner consciencia en tus relaciones y poder con ello dejar de repetir historias marcadas por el dolor y destacar así la libertad de elegir y crear tu propio camino.

Paula Mariani

4 comentarios

  1. usuario
    pamela

    Muy bonita tu experiencia.gracias x ofrecer tu ayuda ke falta nos ace en momentos asi.cuando no podemos embarazarnos naturalmnte causa mucho estress ansiedad y coraje.yo e pasado por todas. Espero y pueda conversar con ud un saludo y abrazo.espero su respuesta

    • usuario
      Paula

      Hola, me alegra que mi historia te dé esperanza y fuerza para tu proyecto de maternidad! Ojalá aprendas mucho y que cada momento sea enriquecedor para tu vida entera. Si quieres entra en mi web y descárgate el e book (gratuito) ó contacta para que hablemos personalmente, un abrazo. Paula

    • usuario
      Paula

      Hola Pamela, sí es todo un desafío el proceso de buscar a nuestros hijos/as con tratamientos de fertilidad, lo que normalmente es privado de la pareja pasa a ser público, estamos muy expuestas!! Lo bueno es darse cuenta de que es algo que nos sucede a muchas mujeres y, en esa búsqueda nos vamos enriqueciendo juntas, somos compañeras de camino! Para mí es una oportunidad de crecer como mujer, como ser humana y como futura madre. Me alegra que mi historia te dé esperanza y fuerza para tu proyecto de maternidad! Si quieres entra en mi web y descárgate el e book (gratuito) ó contacta para que hablemos personalmente. Además los días 8,9 y 10 de mayo estaré en la Fira inviTRA en esta misma web puedes descargar tu entrada gratuita. un abrazo. Paula

  2. usuario
    Darieta74

    Siempre se agradece leer un testimonio de superación y fuerza como el tuyo. Muy bonita tu historia. Disfruta mucho de tu hija; yo espero que llegue la mia pronto.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar