Reproducción asistida para padres con hijos

Si ya tiene hijos, la reproducción asistida ha de ser en la medicina privada.

Debido a la gran lista de espera que hay en el servicio de salud, las parejas que ya tienen hijos lo tienen muy difícil. Aquellas mujeres sin descendencia tienen prioridad para realizarse los tratamientos de reproducción asistida en la medicina pública.

Este es el caso del Servicio Navarro de Salud-Osasunbiedea (SNS-O) donde se ha registrado, de un tiempo a esta parte, un aumento muy importante en la demanda de los tratamientos de reproducción asistida.

En la Comunidad Foral de Navarra hay un 15% de parejas que sufren esterilidad. Según afirman los responsables, 300 personas acuden a la Unidad de Fertilidad para someterse a un tratamiento de fecundación in vitro. Una vez establecidas las preferencias y criterios médicos se realizarán los tratamientos. Se tira de la lista de espera para realizar estos tratamientos y las parejas que ya los tienen lo tienen francamente difícil.

Según el coordinador de la Unidad de Fertilidad, Jesús Zabaleta, las parejas que tienen hijos tienen todo el derecho al servicio pero, es razonable, que se les de prioridad aquellas parejas que no los tienen. Todo ello viene condicionado por la fuerte demanda que hay de dichos tratamientos.

El sistema sanitario público de la Comunidad Foral no realiza FIV a las mujeres que superan los 40 años y aquellas que son mujeres solteras. Según Zabaleta, así sucede en la mayoría de los sistemas públicos de salud de España.

Aquellas mujeres mayores de 40 años tienen una tasa muy baja de probabilidad de obtener embarazo. En la mayoría de centros españoles ésta es la edad de corte para no correr con los gastos de un tratamiento de una mujer con bajas probabilidades de embarazo. En el caso de la medicina reproductiva privada la edad de corte es de 45 años, siempre y cuando sea médicamente posible.

Los sistemas de salud pública entienden la esterilidad como una enfermedad, por lo que no se trata a mujeres sanas que acuden en busca de este tipo de tratamientos. Normalmente, éstas son mujeres sin pareja masculina o con pareja homosexual, aclara el experto.

El número de intentos en las técnicas en reproducción asistida es seis para la inseminación artificial y tres para la fecundación in vitro. Pero, a veces, los especialistas optan por no utilizarlos todos dependiendo de las características de la pareja.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar