Riesgo de trombosis venosa durante el embarazo.

Según lo expuesto en el 19º Congreso Nacional del Capítulo Español de Flebología, la enfermedad tomboembólica venosa representa una de las principales causas de muerte en el parto. Por ello, se aconseja a las mujeres con factores de riesgo de padecer la enfermedad realizar ejercicio además de tomar distintas medidas de tromboprofilaxis físicas que, en ocasiones, han de combinarse con fármacos.

La trombosis venosa se produce cuando las venas son atravesadas por un trombo de forma que, cuando éste es lo suficientemente grande y asienta en las venas profundas de las piernas, pequeños fragmentos o émbolos pueden desprenderse de forma que lleguen a obstruir el flujo sanguíneo en los pulmones. Además, con el tiempo, la vena trombosada u obstruida se dilata y la sangre se estanca, dificultando la llegada de oxígeno y otros elementos fundamentales a los tejidos. De esta forma, la pierna puede aumentar de tamaño y posteriormente, llegar a ulcerarse. Todo este conjunto de alteraciones se denomina enfermedad tromboembólica venosa.

La enfermedad tromboembólica es la tercera causa de muerte entre las enfermedades vasculares, después del infarto de miocardio y la trombosis cerebral.

Esta enfermedad puede, además, manifestarse durante el embarazo, siendo una de las causas principales de la muerte postparto. Este ha sido un punto de interés del reciente 19º Congreso Nacional del Capítulo Español de Flebología en el que multitud de expertos han destacado que la prevalencia global de la enfermedad durante el embarazo es de aproximadamente 2 por cada 1000 partos, siendo más frecuente en la extremidad inferior izquierda.

Dentro del grupo de riesgo se debe incluir a aquellas mujeres gestantes mayores de 35 años con obesidad, hipertensión o fumadoras. En todas ellas y debido a los riesgos que ello conlleva para la enfermedad, se les aconseja realizar ejercicio físico de forma que se reduzcan los riesgos además de prestar un mayor seguimiento sobre éstas.

De esta forma, si se observa algún tipo de riesgo, estas mujeres pueden ser tratadas evitando las complicaciones por tromboembolismo venoso que, a su vez, abarca eventos de trombosis venosa profunda y embolia pulmonar con lo cual se constituye como la primera causa de mortalidad materna.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar