Turquía penaliza los tratamientos de fertilidad con gametos extranjeros para proteger la “raza turca”

Nueva ley en Turquía impide utilizar esperma u óvulos procedentes de otros países en los tratamientos de fertilidad para proteger la “raza turca”

El Ministerio de Sanidad de Turquía ha aprobado una ley por la que aquellas personas que recurran a espermatozoides u óvulos procedentes del extranjero podrán ser encarcelados. También afectaría a donantes y doctores que recomienden centros de reproducción asistida en otros países.

En Turquía la inseminación artificial era ilegal, pero no había problema si las mujeres viajaban a otros países para recurrir a técnicas de reproducción asistida.

Con esta nueva ley aprobada por el Ministerio de Sanidad, se abre la posibilidad de encarcelar a las mujeres turcas que queden embarazadas con espermatozoides u óvulos de bancos de donación fuera del país.

El número de mujeres que viajan al extranjero para someterse a este tipo de técnicas es muy bajo, menos de 100 al año, tal y como señala el presidente de la Asociación turca de Ginecólogos y Obstetras, Ismail Mete Itil. Según el experto la medida podría tener implicaciones negativas en otras áreas.

La noticia ha sido publicada en el diario Aksam titulando su portada como “Quienes tengan hijos de bancos de esperma extranjeros serán encarcelados tres años”. En la publicación también se señala que la medida se efectúa con el fin de proteger la “raza turca”.

Según las declaraciones realizadas por el vicepresidente de la Asociación turca de Ginecología y Obstetricia, el doctor Bulent Tiras, la decisión del Ministerio tiene tintes racistas, ya que la forma de poder procesar a las mujeres embazadas, donantes y doctores que recomienden centros en el extranjero, será por un artículo del Código Penal sobre la mezcla racial.

El doctor Tiras comenta que si se quiere ir hacia la regulación en el campo de la inseminación con ayuda médica, con donantes y bancos de esperma aprobada por la Unión Europea y el Parlamento Europeo en 2004 , esta prohibición no tiene ningún sentido. Según el doctor en Irán esta permitido y la mayor parte de los árabes que desean tener hijos van allí.

También el ginecólogo señala que desde el Ministerio de Sanidad encabezado por el primer ministro Recep Tayyip Erdogan se recomienda tener tres hijos, pero en los tratamientos de fertilidad sólo se puede emplear un embrión. De esta forma se reducen las posibilidades de embarazo.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar