Un escape de nitrógeno líquido provocó la pérdida de 700 embriones

Por (embrióloga).
Actualizado el 31/05/2013

La fecundación in vitro es una técnica que permite reproducirse a parejas con problemas de fertilidad por factor masculino o femenino, a ambos o a mujeres solas. Este proceso consta de una estimulación ovárica para extraer mediante punción de los ovarios los óvulos producidos por la mujer los cuales se fecundarán a continuación en el laboratorio con el semen de la pareja o donante. Según la legislación española el máximo número de embriones transferidos al útero de la mujer permitidos son tres, así pues, los sobrantes se congelarán y la pareja si ya no los necesita decidirá si los guarda para futuras transferencias, los donan para investigación o si los donan a otras parejas que no hayan logrado óvulos fecundados. De estos embriones congelados hablaremos a continuación.

Fuga de nitrógeno en el Hospital la Paz

Debido a una fuga de nitrógeno del aparato destinado a congelar embriones, encapsulados e identificados a 200 centígrados bajo cero, que ocurrió a finales de abril en el laboratorio de Embriología de la Unidad de Reproducción Humana del Hospital la Paz, unos 700 embriones de 172 pacientes han quedado a temperatura ambiente y como consecuencia han acabado destruidos. El centro se ha comprometido con las pacientes afectadas a repetir el tratamiento, aunque el daño en la mayoría de casos pueda ser irreparable.

Según los trabajadores del hospital, detrás de este fallo están los recortes económicos y la reducción de plantilla, pero el subdirector gerente del Hospital, Javier Cobas, niega con un "NO" rotundo que se deba a estos motivos, además este sostiene que el tanque afectado lo tienen desde el 2010 siendo más nuevo que el resto de tanques. La portavoz del hospital aclara que recientemente se han incorporado dos médicos al servicio, desde entonces formado por 13 personas, cuatro ginecólogos, dos médicos de análisis clínicos, dos embriólogos, dos enfermeras, una auxiliar y dos técnicos de laboratorio enfatizando que se trata de un accidente y no de un error humano ni de un fallo en los procedimientos habituales de trabajo ni a la falta de personal.

El hospital ha decidido contactar con las pacientes una a una para informarles de lo ocurrido y para ofrecerles repetir el proceso. No obstante, el hecho de repetir el proceso no garantiza nada, porque es posible que después de la estimulación ovárica, no se logren óvulos o que estos no se fecunden.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autor

 Laura Garrido
Laura Garrido
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Pablo de Olavide (UPO), con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la Universidad de Valencia (UV) y el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Experiencia en laboratorios de FIV, andrología y análisis general. Embrióloga especialista en reproducción asistida. Más sobre Laura Garrido

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.