Por Laura Gil Aliaga (embrióloga).
Actualizado el 06/10/2011

Según un estudio de 5 años de duración, con una muestra de 600 filipinos, los hombres poseen en su biología algún elemento que les permite ser padres, no en su sentido biológico, sino afectivo. Esto se debe a que la hormona que caracteriza por excelencia a los varones, la testosterona, se reduce considerablemente para “facilitarles”, de alguna manera, el proceso de ser padres.

Se sabe que los hombres tienen un descenso en la testosterona a lo largo de su vida, pero con una bajada más pronunciada en el momento de ser padre, puesto que de alguna manera esta hormona es la que los “animaliza”, y bajar esos niveles les permitiría adaptarse mejor a una paternidad inminente. Esto ha quedado reflejado en el estudio en el que ha participado el antropólogo Christopher Kuzawa y que se ve más extensamente desarrollado en la noticia expuesta.

“Proceedings of the National Academy of Sciences” ha publicado un estudio donde explica de manera extensa, que cuando un hombre es padre sus niveles de testosterona se ven reducidos de forma significativa.

Este estudio está realizado por un conjunto de varias universidades de Estados Unidos y Filipinas, puesto que consideran la testosterona un dato extremadamente importante para poder entender algunos datos de la biología de la paternidad.

Según lo estudiado se cree que el hombre también es un buen candidato para criar a sus hijos debido precisamente a ese cambio hormonal, concretamente a la bajada de testosterona, puesto que de alguna forma, ese cambio los haría adaptarse mejor para criar.

Según van evolucionando, los hombres varían sus hormonas y la testosterona es una de la que va descendiendo con la edad, pero lo hace de forma más brusca tras la paternidad y aunque pueda parecer negativo, no tiene ninguna repercusión a nivel de salud, simplemente sirve para poder favorecer el contacto con los hijos nacidos.

Según se dice, la naturaleza es sabia, y parece que si la testosterona masculina desciende bruscamente con la paternidad es con un fin evidente. Aunque quizás sea demasiado rotundo concluir que solo por este hecho serán más cariñosos y familiares, ya que hay muchos tipos de hombres al igual que muchos tipos de mujeres y sería cuestión de tratar cada caso individualmente.

Fuente: 121doc.Net

Si compartes nos ayudas

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Síguenos en nuestras redes

Todas las novedades sobre la reproducción asistida en nuestros canales.

Autores y colaboradores

 Laura Gil Aliaga
Licenciada en Biología y Bioquímica por la Universidad Miguel Hernández de Elche y la Universidad de Alicante (UA). Máster Universitario en Biología de la Reproducción Humana Asistida. Embrióloga en clínica UR Vistahermosa (Alicante) Más información