Por Cristina Mestre (embrióloga).
Actualizado el 21/11/2014

La infertilidad es una situación traumática y compleja, sólo las personas con problemas para concebir son capaces de entender todo lo que esto supone, desde el punto de vista físico, psicológico, económico y social.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Al estrés de no poder tener a tu hijo contigo, hay que añadir el sentimiento de culpa por la esterilidad “mi cuerpo no funciona bien”, el agobio para hacer frente a los elevados costes económicos de los tratamientos y la presión ocasionada por familiares y amigos, que aún sin quererlo y con la mejor intención, pueden aumentar la pesada carga emocional.

Frustración

Si llevas tiempo buscando el embarazo sin éxito, puede que un día recibas esta noticia de una amiga: “¡¡¡Estoy embarazada!!!”

¿Qué sentimientos puedes experimentar?

En ese mismo instante recibes una mezcla de sentimientos y pensamientos muy intensos. Primero te alegras por ella, “Enhorabuena”, es tu amiga y la quieres, deseas lo mejor para ella y nadie mejor que tu sabe la felicidad que un bebé puede suponer. Automáticamente piensas “¿Por qué yo no? Además, estoy segura que yo lo deseo más.”. Por último sientes que eres una mala persona por haber pensado que tú te lo mereces más y sentir envidia de tu amiga.En estos casos es normal sentirse confusa y no saber muy bien cómo actuar.

La reacción de ella

Si tu amiga sabe que llevas tiempo buscando el embarazo, también puede que sea difícil para ella contártelo y hablar contigo sobre este tema. Cuando tienes mucha confianza lo idóneo es hablarlo en un lugar tranquilo e íntimo, por si os emocionáis.

Debéis ser honestas la una con la otra, si cuando te explica su experiencia con el embarazo te sientes mal y piensas que aumenta tu ansiedad, díselo tranquilamente, podéis hablar de muchas otras más cosas que embarazo y bebés. Si por el contrario sientes que te sirve para motivarte hasta alcanzar tu objetivo, házselo saber. Lo importante es poder expresar los sentimientos para que no generen malentendidos y resentimientos.

Si compartes nos ayudas

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

Licenciada en Ciencias Biológicas, Genética y Reproducción Humana por la Universidad de Valencia (UV). Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la UV con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Embrióloga en IVI Barcelona. Más sobre Cristina Mestre
Síguenos en nuestras redes

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.