Por Laura Garrido (embrióloga).
Actualizado el 18/07/2012

Un estudio apunta que la transferencia de un solo embrión en una Fecundación In Vitro (FIV) o una Microinyección Espermática Intracitoplasmática (ICSI) reduce el riesgo de mortalidad perinatal. Los resultados se presentaron en el Congreso anual de la ESHRE, la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología, celebrado este mes en Estambul.

Transferencia de embriones

La investigación se llevó a cabo en la Universidad de New South Wales (Sidney, Australia) por la profesora de la Unidad de Investigación Perinatal y Epidemiología Reproductiva, Elizabeth Sullivan y colaboradores.

Analizaron más de 50000 nacimientos registrados en Australia y Nueva Zelanda entre 2004 y 2008. En estos países se ha introducido una política de transferencia de un único embrión (Single Ebryo Transfer, SET) ya que se ha asociado a una menor mortalidad perinatal.

¿Es preferible la transferencia de uno o de más embriones?

Se consideró el número total de muertes perinatales como el número de muertes fetales más el número de muertes neonatales, es decir, producidas antes del día 28 tras el parto. El resultado fueron 813 muertes, 16,2 por cada mil nacimientos. Se detectó mayor mortalidad perinatal en embarazos producidos por la transferencia de dos embriones que en embarazos con transferencia de un solo embrión (19,1 por cada mil frente a 13,2 por cada mil), es decir, con un 53% más de riesgo.

Por otro lado, los gemelos también presentaron mayor muerte perinatal. Pero, en este caso con mayor riesgo en caso de gemelos monocigóticos nacidos a partir de la transferencia de un único embrión.

En general, la profesora Sullivan afirma que la política de transferencia de un solo embrión ha reducido notablemente la mortalidad en bebés nacidos por técnicas de FIV. Por tanto, se recomienda como primer tratamiento para mujeres menores de 35 años ya que además reduce la probabilidad de embarazos múltiples y sus consecuencias.

Bebé

Si compartes nos ayudas

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

 Laura Garrido
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Pablo de Olavide (UPO), con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la Universidad de Valencia (UV) y el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Experiencia en laboratorios de FIV, andrología y análisis general. Embrióloga especialista en reproducción asistida. Más sobre Laura Garrido
Síguenos en nuestras redes

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.

2 comentarios

    1. Sonia

      Estoy contigo Raiuy, los tratamientos son carísimos y por la seguridad social es muy difícil que te acepten, además existen unas listas de espera de más de un año, y cada año que pasa es más difícil que la mujer se embarace.

    2. Raiuy

      Los médicos siempre aconsejan uno, pero tienen que entender que para muchas pacientes es mejor implantar 2, a parte de por el sufrimiento y lo difícil que es afrontar un negativo, también está la parte económica.

      Los tratamientos son muy caros, y no todos somos ricos.