Las europeas prefieren España para sus tratamientos de fertilidad

España es el destino que las mujeres extranjeras, procedentes de países europeos, eligen para realizar sus tratamientos de fertilidad y poder quedar embarazadas.

España posee una de las leyes en Reproducción Asistida más tolerantes con respecto a otros países europeos. La legislación sobre Reproducción Asistida ha ido actualizándose en nuestro país desde que entrara en vigor la primera ley sobre técnicas de reproducción en el año 1988.

En países vecinos como Italia la donación de gametos tanto masculinos como femeninos está prohibida, en Francia se sigue prohibiendo a parejas lesbianas y mujeres solteras acceder a las técnicas de reproducción y en otros países como Alemania e Inglaterra las listas de espera son demasiado largas.

Estos inconvenientes en sus países, unido a las buenas tasas de embarazo de los centros españoles, ha impulsado a estas pacientes extranjeras a elegir España como destino final para realizar sus tratamientos. El tratamiento que más solicitan estas pacientes es la donación de ovocitos u ovodonación, con él se consiguen elevadas tasas de embarazo.

Las clínicas españolas acogen a estas pacientes proporcionándoles, por un lado, alternativas que en su país de origen no tienen y, por otro, una oportunidad para realizar el sueño de ser padres.

Es muy importante el trato personalizado hacia estas pacientes extranjeras que se desplazan desde miles de kilómetros para someterse a estos tratamientos en un país que no es el suyo y donde se habla una lengua que no es la suya.

Por eso, muchas clínicas en nuestro país han creado Departamentos Internacionales con gente cualificada que se dedican exclusivamente a estas mujeres en calidad de intérpretes y más importante como persona de confianza para estas pacientes que necesitan mucho apoyo. Este es el caso del Instituto Murciano de Fertilidad (IMFER), que desde hace muchos años trata a pacientes extranjeras procedentes principalmente de Italia, Francia, Inglaterra y Alemania.

Umberta Pennaroli, responsable del Departamento de Atención al Extranjero del IMFER, nos explica que el trato es fundamental, ya que estas pacientes no sólo buscan una intérprete sino también sentirse arropadas y saber que existe una persona que las entiende y conoce su caso personal.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar