Beneficios de la quiropráctica para embarazadas

La quiropráctica es una profesión sanitaria reconocida por la OMS (Organización Mundial de la Salud) que se encarga de la detección y corrección de problemas en la columna vertebral y en el sistema nervioso.

El sistema nervioso controla todas la funciones del organismo, para que funcione correctamente está protegido por 24 vértebras, que forman la columna vertebral. Todos los nervios pasan por ella y van a todas las partes del cuerpo. Los malos hábitos de vida y las malas posturas corporales, hacen que las vértebras pierdan su linealidad, movilidad o cometido normal. A este fenómeno se le conoce como subluxación, y cuando ocurre se produce dolor de espalda, ciática, lumbalgia, hernias discales, dolores musculares, y dolencias en otras partes del cuerpo. Las subluxaciones alteran las funciones de los nervios y provoca trastornos y desequilibrios en los órganos que estos controlan.

Ajustes quiroprácticos durante embarazo

Los quiroprácticos utilizan sus manos para encontrar el punto en el que las vértebras presentan desviaciones, y mediante un suave, rápido e indoloro ajuste, corrigen el desplazamiento para que vuelvan a su posición inicial. Manteniendo una columna alineada, el sistema nervioso no tendrá interferencias y todos los órganos del cuerpos funcionarán correctamente.

Cuando una mujer se queda embarazada experimenta muchos síntomas y cambios físicos. El organismo trabaja para dos seres, y para eso es fundamental que su sistema nervioso funcione correctamente, sin pinzamientos.

Síntomas típicos son náuseas, dolores de cabeza, dolor muscular, y uno muy común que se da en el 30% de las mujeres embarazadas es la ciática. Suele aparecer a partir del segundo trimestre del embarazo, y se produce por el aumento de peso del bebé. La sobrecarga que esto supone para la espalda puede provocar la irritación del nervio ciático.

Cuando el quiropráctico a través de los ajustes equilibra los huesos de la pelvis y el sacro, quita la presión que ejercen sobre este nervio. Además, durante el embarazo se secreta una hormona llamada relaxina que produce más laxitud ligamentaria, por lo que nuestras articulaciones son más elásticas y flexibles. Su función es reblandecer la matriz y el pubis para la salida del bebé. Esta mayor flexibilidad ocasiona desajuste articular y también favorece la aparición de ciática y de dolores de espalda.

Hay estudios que aconsejan los ajustes quiroprácticos también durante el embarazo. A la madre le proporciona mayor energía y disminuye las molestias del embarazo. Los ajustes dejan libre de interferencias la columna vertebral y el bebé recibe toda la información, esto favorece su desarrollo y mejora su posición en el útero. Si está bien colocado para nacer se reduce el tiempo del parto y será más sencillo y menos costoso para la madre, lo que se traduce en menos cesáreas, y en un mayor número de partos naturales.

Un comentario

  1. usuario
    Olay

    Buenas tardes,

    Actualmente colaboro con el Dr. Quiropractico, como asistente quiropractica, médico preventiva.
    Estamos llevando la quiropractica, a entidades educativas, culturales y en Sanidad con tal de darla a conocer, beneficios y resultados, para obtener una mejor calidad de vida.

    Si quieren, decirme por que otras fuentes podría entrar para seguir divulgando la ciencia, conferencias, talleres al respecto.

    Muchas gracias y salud!

    Olalla

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. El uso del chat, foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos.    Cerrar