Nuevo sistema de cultivo embrionario

Una nueva tecnología aplicada a los cultivos embrionarios consigue prevenir la oxidación celular mediante imitación de las condiciones de oxígeno existentes en el vientre materno.

El hecho de que estas condiciones sean más parecidas a las naturales permite que los embriones se desarrollen sanos incidiendo así en una mejor tasa de implantación y por lo tanto una mayor efectividad en las técnicas de reproducción asistida in vitro.

Estos nuevos incubadores permiten el cultivo de embriones con una concentración de oxígeno mínima, equivalente a la que existe en condiciones naturales en el vientre materno, y en cámaras independientes. De este modo se reduce el estrés oxidativo y también las probabilidades de fragmentación del DNA embrionario, con mayor garantía además de que las condiciones ambientales permanezcan estables.

La oxidación celular

Como consecuencia de la respiración en presencia de oxígeno se producen unas moléculas llamadas radicales libres que pueden ocasionar efectos perjudiciales en la salud, es lo que conocemos como oxidación celular o estrés oxidativo.
La actuación de muchos radicales libres puede generar daño celular e incluso afectar al sistema inmune. En circunstancias normales son las enzimas las que se ocupan de neutralizar estos efectos pero puede que la formación de radicales libres supere ciertas barreras y la defensa inmunológica no sea suficiente.

En nuestro organismo existen moléculas que se renuevan periódicamente y otras que no, como es el caso de las neuronas. La actuación a largo plazo de radicales libres puede llegar a causar alteraciones genéticas que desemboquen en cáncer o una reducción de la funcionalidad que es lo que se conoce como envejecimiento.

Fragmentación del DNA embrionario

En la gran mayoría de laboratorios en los que se realiza reproducción asistida, el cultivo de embriones humanos in vitro se realiza en incubadores en atmósfera al 6% de CO2 y 20% de O2. A partir de estudios realizados en distintas especies de mamíferos, se sabe que estas condiciones no son las mismas que se dan in vivo en la trompa y en el útero, donde la tensión de oxígeno oscila entre el 2-8%.

Esta concentración de oxígeno se ha relacionado con posibles efectos negativos sobre el desarrollo embrionario y por tanto sobre el resultado final de las técnicas de reproducción asistida debido fundamentalmente a la formación de especies reactivas de oxígeno (ROS). Los ROS son moléculas derivadas del O2 que actúan como potentes agentes oxidantes capaces de alterar la función y estructura de muchas moléculas que podrían comprometer la viabilidad del embrión. En condiciones fisiológicas existe un equilibrio entre los niveles de ROS y la capacidad antioxidante de la célula, aunque un incremento en la concentración de las ROS rompería este equilibrio desencadenando estrés oxidativo.

La mejora en el cultivo embrionario, intentando que las condiciones se asemejen a las condiciones que se dan in vivo, junto al desarrollo de nuevos marcadores de calidad embrionaria permiten seleccionar aquellos embriones con mayor potencial de implantación y así mejorar los resultados de las técnicas de reproducción.

Un comentario

  1. usuario
    Andrea

    Soy bióloga y tengo un Master en reproducción asistida. Me ha parecido un articulo muy interesante, explicado de una manera clara y concisa. Enhorabuena!

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar